| 7/18/2012 5:00:00 PM

Renuncia el Superintendente Conrado Gómez

A la serie de inconsistencias y debilidades en el sistema de salud, se le suma la renuncia del Superintendente de Salud, Conrado Gómez Vélez.

La Ministra de Salud y Protección Social, Beatriz Londoño Soto, recibió en su despacho la carta de renuncia del Superintendente Nacional de Salud, Conrado Gómez Vélez, dirigida al Presidente de la República, Juan Manuel Santos Calderón.

Esto sucede en un momento en que el ente regulador venía destapando más debilidades en la estructura del servicio, evidenciando que se trata de un sector en coma profundo.

Inclusive, hace pocos días el organismo, a cargo de Conrado Gómez, anunció investigaciones al Distrito por incurrir a la no programación de los recursos correspondientes a los rendimientos financieros, recursos de balance y demás ingresos que se generaron a favor de la subcuenta de régimen subsidiado.

En esta indagación, también se detectaron supuestas irregularidades al no controlar y ejecutar políticas en materia administrativa y financiera frente a las Empresas Sociales del Estado.

En cuanto a la cartera, se encontró que el Distrito presuntamente no implementó acciones para evitar su crecimiento ni habría llevado a cabo las actuaciones correspondientes para la recuperación de los recursos adeudados.  

Fuera de eso, dentro del trabajo de Conrado se destaca la intervención a SaludCoop, cuya cartera vencida, se informó recientemente a los medios, es de unos 370.000 millones de pesos, mucho más de lo anunciado al comienzo de las investigaciones.

Pero el papel de Conrado no para ahí, también intervino otras Empresas promotoras de Salud como Humana Vivir, Caprecom, Saludvida, entre otras.             
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?