| 9/2/2008 12:00:00 AM

Renovado acuerdo cafetero hasta 2011

El plan incluye un instrumento para garantizar un precio mínimo, incentivos para renovación y reconversión y aumentar la producción a 17 millones de sacos.

Un plan de $1,4 billones acaban de anunciar la Federación de Cafeteros y el gobierno para el sector para el período 2008-2011. El acuerdo implica inversiones de los cultivadores, del fisco y créditos del programa Agro Ingreso Seguro.

“Después de varios meses de negociaciones y tras los positivos resultados del Acuerdo 2003-2007, el Gobierno y la Federación Nacional de Cafeteros firmaron un nuevo acuerdo para los próximo cuatro años que busca consolidar la recuperación del sector cafetero”, señaló la Federación en un comunicado.

El nuevo convenio tiene como uno de sus ejes principales garantizar el ingreso a las familias cafeteras para cubrir por lo menos los costos de producción.

“Hoy firmamos un nuevo acuerdo con el gobierno nacional para consolidar la recuperación del sector cafetero. Esto ratifica el compromiso del ejecutivo de apoyar uno de los sectores claves para la economía y el desarrollo social del país”, afirmó el gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, Gabriel Silva.

Uno de los ejes del programa está en un instrumento de aseguramiento que le garantizará un precio mínimo de compra. El precio inicial del mecanismo es de $474.000 por carga de 250 kilos. En caso de que el la cotización del grano caiga por debajo de ese nivel se le pagará el valor pactado y si está por encima se la entregará al caficultor el mayor valor. Este capítulo del acuerdo tiene un costo máximo previsto de $110.000 millones.

El segundo eje es el de renovación, un plan que venía en marcha y que pretende reducir la edad promedio de los cafetales, con lo que se gana en productividad. La meta es la de renovar 300.000 hectáreas, en bloques de 60.000 hectáreas por año.

Con esto y otros elementos como la asistencia técnica y capacitación, la Federación espera que Colombia produzca 17 millones de sacos de café en 2014. La estrategia fue bautizada como el Plan 17-14. De esa producción, se espera que 2 millones de sacos sean de cafés especiales y cafés con valor agregado.

Otro de los pilares de la nueva estrategia cafetera es la reconversión de tierras. En este plan se cambiará el uso de 26.000 hectáreas para que en ellas se cultiven alimentos. El programa estará financiado por la banca multilateral y permitirá dar estímulos financieros a los cultivadores que decidan entrar.

La contribución cafetera que hoy vale US$0,06 por libra, no será modificado.

Seis estrategias contempla el nuevo acuerdo cafetero entre el Gobierno Nacional y la Federación Nacional de Cafeteros.

1. SOSTENIBILIDAD DEL INGRESO DEL CAFICULTOR

El objetivo acordado entre el Gobierno y La Federación busca asegurar al caficultor un precio interno que le permita cubrir los costos de producción a través de la masificación del acceso a instrumentos de protección que resultarán novedosos para todos los productores.

2. ASISTENCIA TÉCNICA

Apoyar el Servicio de Extensión para lo cual el gobierno aportaría $60.000 millones en tres años. Adicionalmente, se destinarán los recursos necesarios para el Incentivo de Asistencia Técnica con destino a los pequeños productores beneficiarios del Programa de Reconversión Productiva y Social de la Caficultura.

3. BIENES PÚBLICOS

Los bienes públicos deben ser cofinanciados con recursos de la parafiscalidad y con los ingresos propios que genere su desarrollo. Adicionalmente, las investigaciones del genoma del café y la broca serán prioritarias dentro de la agenda del gobierno.

4. CAFES ESPECIALES Y VALOR AGREGADO

Con el apoyo del Gobierno Nacional se consolidará el desarrollo de los negocios de valor agregado. Uno de los objetivos es aumentar a 2 millones de sacos las exportaciones de cafés especiales, involucrando 10.000 caficultores adicionales a los programas de cafés sostenibles. Para el 2011 la meta es que el 40% de las exportaciones cafeteras del país sean con valor agregado.

5. RECONVERSIÓN

Apoyar la reconversión de 26.000 hectáreas de café no sostenibles que serán financiadas con apoyo de la banca multilateral.

6. CONTRIBUCIÓN CAFETERA

Aprobar normas permanentes que le otorguen continuidad a la contribución cafetera y proteger los ingresos por la contribución a través de mecanismos financieros y mercado de derivados.


Positivo balance del Acuerdo 2003-2007

El acuerdo 2003-2007 permitió apoyar a los caficultores más pobres a través de la vinculación a programas sociales y mejoramiento de las condiciones de vida. Se impulsó el saneamiento de la cartera del sector cafetero mediante el mantenimiento de las condiciones del PRAN y la creación del Programa de Alivio Cafetero y Fogocafé.

Adicionalmente, con recursos del Gobierno Nacional por $257.000 millones se aseguró la sostenibilidad del ingreso cafetero entregando el AGC en los momentos de precios deprimidos.

“El acuerdo 2003-2007 nos permitió superar la crisis y gracias al respaldo del gobierno nacional se lograron cumplir todas las metas, inclusive en la mayoría de casos se sobrepasaron beneficiando directamente al caficultor”, afirmó Silva.

Durante la vigencia del acuerdo se duplicaron los recursos destinados a la investigación científica, se culminaron las reformas institucionales para mejorar la gestión del Fondo Nacional de Café y en cuatro años se duplicaron las exportaciones del grano con valor agregado. En 2003 se vendían al exterior 543.000 sacos de cafés especiales y para este año se llegará a 1 millón de sacos.

Además, se consolidó la apertura de Tiendas Juan Valdez, se establecieron alianzas estratégicas con agentes del mercado como Coca Cola y Avianca, se obtuvo la Denominación de Origen Café de Colombia y se lograron regalías para el Fondo Nacional del Café, que este año superarán los $12.000 millones.




¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?