| 4/29/2013 10:19:00 AM

Reforma a la salud debe incluir población LGBT

La población LGBT sigue siendo una de las más vulnerables en el país, temas como el acceso a la salud son preocupantes por las barreras de acceso que existen.

Según la Secretaría Distrital de Planeación, más del 50% de las personas de los sectores LGBT han sido discriminadas en el derecho a la salud. Entre las barreras que están afectando a esta población está la falta de información por parte del personal médico y administrativo, el enfoque diferencial en la atención, la falta de investigación y la discriminación.

Juan Carlos Prieto, director de Diversidad Sexual de la Secretaría Distrital de Planeación, quien participó en el foro Población LGBT y Derecho a la salud, realizado por la Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad del Rosario, hizo un llamado al Gobierno Nacional para que en el proyecto de reforma a la salud se garantice el enfoque diferencial en la atención a las personas LGBT.

El funcionario reveló que datos de la Secretaría de Planeación aseguran que las personas LGBT más discriminadas y que menos acceso tienen a la salud son los transgeneristas, con un porcentaje cercano al 100%. Le siguen las lesbianas, discriminadas por medio de la presunción de heterosexualidad; los bisexuales, afectados en la indefinición de sus prácticas sexuales y los gays, estigmatizados por enfermedades de transmisión sexual como el VIH–Sida.

Para Prieto, uno de los principales prejuicios que se tiene es asociar toda la diversidad sexual a las prácticas sexuales; es decir, se cree que las personas que integran las comunidades LGBT viven en función del sexo y de su práctica, sin reconocer las otras dimensiones del ser humano.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?