| 8/8/2013 5:50:00 AM

A recuperar el brillo perdido

Una baja en la producción y una fuerte caída en las exportaciones no proyectan un buen panorama para el sector esmeraldero, que hoy trabaja por incentivar la inversión y la exploración.

Dos principales causas son las que argumenta la Federación Nacional de Esmeraldas para que se esté registrando una baja producción y una caída en las exportaciones de este mineral, por un lado los costos y la falta de eficiencia de la exploración, por otro la transición de las empresas exportadoras a las nuevas disposiciones del Gobierno en esa materia.

En entrevista con Dinero.com, el presidente de Fedesmeraldas, Óscar Baquero, aseguró que en 2012 las exportaciones de este mineral cayeron 11% comparado con el año anterior. “El año pasado exportamos US$120 millones de dólares, que es poco, es un sector pequeño, pero todo el sector exportó eso”, dijo.

Baquero se refirió también a lo que él considera la mal llamada “guerra verde”. La desmintió y afirmó que “no existe” y que los hechos violentos, que vinculan personas del sector esmeraldero, son ajenos a cualquier enfrentamiento.

“Se hacen afirmaciones muy irresponsables porque dicen que se trata de una “guerra verde” sin haberse hecho una investigación. Nosotros no sabemos de dónde vienen esos hechos. La guerra verde fue en los años 80’, cuando el país estaba débil en control militar y esas regiones estaban abandonadas y no había Estado”, señaló.

Cabe recordar que el occidente de Boyacá es la zona productora, por excelencia, de este mineral, así como una parte de la producción se da en Chivor, oriente del departamento, y una más pequeña se produce en Cundinamarca.

¿Cuánto se produjo en 2012?

En 21012 la producción fue de 550.000 quilates tallados exportados y tuvimos un poco menos de 3.5 millones de quilates esmeraldas en bruto exportados. Son dos rubros distintos pero fue muy baja.

¿Cuánto representa el sector esmeraldero en el PIB nacional?

El PIB minero pesa el 6%, incluido todos los minerales, las esmeraldas están de quintos en ese aporte, primero hidrocarburos, luego carbón, oro, ferroníquel, y luego las esmeraldas.

¿Cuánto exportó el sector esmeraldero en 2012?

El año pasado exportamos US$120 millones de dólares, que es poco, es un sector pequeño, pero todo el sector exportó eso, y presentó una caída del 11% comparado con 2011, esa caída fue en dólares y en cantidades exportadas.

¿A qué se debe esa caída?


Hay dos factores que han influido, uno que cada vez más la producción y exploración de ese recurso minero es más costosa y encontrar un depósito de esmeraldas es muy difícil. Cada vez más tenemos que cavar más profundo y eso es costoso y es difícil encontrar el mineral, eso no quiere decir que no haya o escasee, lo que pasa es que no somos eficientes sacándolo, dado al tema de costos.

Este año estamos cayendo y eso se debe también a que el sector está acoplándose a las nuevas decisiones legales del Gobierno en materia de comercialización y producción minera.

¿Qué están haciendo para frenar la caída?

Necesitamos incentivar inversión en el sector y exploración. Las esmeraldas no son un commodity, no se transan a futuro y eso no aliciente para inversionistas en el extranjero. Son pocos los interesados a nivel mundial de ese mercado, pero hay que incentivarlos a que vengan, inviertan, hagan exploración, pero para eso debe haber seguridad, estabilidad jurídica, y eso es lo que se está tratando de hacer en el país, reacomodarse y nosotros intentar entrar en la locomotora minera, pero hay que saber que lo que lleva 150 años mal no se puede cambiar en tres años, es un proceso lento.

¿Cómo va la transición a las nuevas disposiciones del Gobierno?

Esas transiciones que se están queriendo hacer de tajo afectan a los sectores, entonces tenemos por ejemplo con exportadores de esmeraldas que han tenido que enfrentar unos cambios con los decretos, que a través del Ministerio de Comercio y el de Hacienda, se han implementado.

Por ejemplo, que a las comercializadoras internacionales les cobran el 1% sobre el valor de ingresos internacionales y eso afecta su flujo de caja. Por otro lado, la Dian implementó otro decreto que se trata de un documento que hay que llenar digitalmente y en línea parea poder exportar, pero la capacidad de los servidores de la entidad son insuficientes y eso nos pone trabas a las exportaciones.

A nivel de comercio exterior, el Gobierno publicó otro decreto en el que solicita a las comercializadoras internacionales sacar una póliza a favor de la Dian de todo riesgo. Si el exportador deja de pagar impuestos o liquida mal la póliza debe responder por esa falta, entonces la regulación al pago se la endilgaron a las aseguradoras y lo que pasa es que si las aseguradoras ven riesgo pues no aseguran a las empresas, es así que sólo el 30% del sector esmeraldero adquirió las pólizas.

¿Cómo ven estas medidas del Gobierno?

Vemos con buenos ojos las intenciones del Gobierno con las nuevas reglamentaciones en comercialización de minerales, lo que pasa es que los periodos de transición no es comuníquese y cúmplase, sino comuníquese, proyéctese y cúmplase, entonces creemos que no vamos a cumplir este año la meta de producción que era un 5% más de lo que se había previsto en 2012. Necesitamos superar los 570.000 quilates de esmeraldas exportadas y no menos de 4 millones de quilates de esmeraldas en bruto exportadas.

¿Se han visto afectados por la tasa de cambio?

Sí, perdemos competitividad porque cada vez que baja el dólar nuestros costos de producción suben y el dólar cada vez baja más.

¿A quiénes están exportando?

Los principales clientes son los países asiáticos, India, Tailandia que es productor de joyería y China donde estamos penetrando.

¿Cuál es el peso del mercado nacional en el sector esmeraldero?

El mercado nacional no es atractivo para la comercialización de esmeraldas. El ingreso per cápita de los colombianos es bajo y las esmeraldas son costosas. Alguien en Colombia invierte $20 millones en una esmeralda, es una inversión cuantiosa, pero eso es un rango comercial bajo dentro de nuestros productos, la gente no tiene la capacidad de pago, lo otro es el tema de seguridad, la gente no utiliza joyas.

¿Y el apoyo del Gobierno?

Con el Gobierno administramos el fondo parafiscal, con esos recursos hacemos ferias y participamos en ferias internacionales. Además tenemos derroteros estratégicos con el Gobierno: la promoción internacional; la investigación con la que creamos el Centro de Desarrollo de la Esmeralda, que es el laboratorio de certificación de esmeraldas y piedras preciosas más importante de Latinoamérica; estamos capacitando; en procesos de formalización; e inversión social, en todo esto nos ha acompañado el Gobierno, por eso no entramos a paro, nosotros respetamos la protesta, pero nosotros trabajamos de la mano con el Gobierno.

¿Cómo impactó al sector la muerte de Víctor Carranza?

Fue un líder y su muerte fue lamentable, pero él tenía sus empresas y eso no afectó el resto del sector esmeraldero. En los medios de comunicación se presentaron a Carranza como si tuviera el control del sector, pero no es así, él controlaba sus empresas y sus negocios, por lo tanto no tuvo repercusión en la producción de esmeraldas, venta, exportaciones, ni en la dinámica.

¿Han dicho que el sector está viviendo una “guerra verde”?

Esa guerra verde no existe. Somos un país violento, de armas, narcos, paramilitares, que se han metido en todos los sectores. Curiosamente el sector esmeraldero se ha visto metido en hechos violentos con la muerte del socio de Carranza y otras personas del sector, pero se hacen afirmaciones muy irresponsables porque dicen que se trata de una “guerra verde” sin haberse hecho una investigación. Nosotros no sabemos de dónde vienen esos hechos. La guerra verde fue en los años 80’, cuando el país estaba débil en control militar y esas regiones estaban abandonadas y no había Estado.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?