| 6/19/2016 12:01:00 AM

La basura con la que se hace cemento en Colombia

Colombia produce más de 13 millones de toneladas de cemento gris al año y el auge de la infraestructura pondrá los hornos a toda máquina.

La basura está fabricando cemento en Colombia: llantas usadas, ropas contaminadas, lubricantes de vehículos, medicamentos que ya no se usan y maquillaje, entre otros, se están quemando en los hornos cementeros. Estos desechos reemplazan parte del carbón que necesita la industria para lograr temperaturas de 2.200 grados centrígrados para derretir la roca.

La construcción es uno de los sectores más dinámicos de la economía colombiana desde hace rato. El gobierno no solo está inyectando una enorme cantidad de recursos a la vivienda a través de subsidios a los compradores, sino que le llevó la contraria a todo el mundo con la venta de Isagén para financiar las carreteras 4G.

Todos los modelos apuntan a que la demanda por materiales de construcción aumentará en el corto plazo y las cementeras están aprovechando. La nueva planta de Cementos Argos en Sogamoso añadirá 2,3 millones de toneladas de producción al mercado local, por su parte Cemex Latam Holdings está construyendo una planta en Maceo, Antioquia.

Esto significa una cosa: más hornos encendidos  que generan más dióxido de carbono y metano, los gases culpables del efecto invernadero y del cambio climático.

Lea también: El nuevo plan de acción para el cambio climático y el desarrollo sostenible

Una forma de equilibrar la balanza es reemplazar el carbón, por materiales que el resto de la sociedad ya considera desechos. Al usarlos como combustibles alternativos se reduce drásticamente la cantidad de gases que se generan en el proceso de fabricación.

Cementos Argos ya está quemando 1,5 millones de llantas trituradas por año en sus hornos y en los próximos años espera tener la capacidad de absorber 4,5 millones de unidades. Si su proyección se cumple, absorberá el 60% de las llantas que desecha el país ahorrándole a las ciudades el problema de lidiar con los depósitos.

Holcim por su parte está procesando una gama amplia de desechos no reciclables. Medicamentos, maquillaje, lubricantes de motor y empaques de alimentos, cenizas y textiles contaminados: Todo eso se quema a altas temperaturas para la fabricación de clinker y cemento gris.

Procesar residuos para otras industrias podría ser a su vez un negocio adicional para las cementeras que pueden vender servicios de ‘procesamiento’. Holcim creó la filial Eco Procesamiento S.A para encargarse de gestionar esa nueva área. La firma ha procesado más de 7.000 toneladas de residuos no reciclables desde 2015 y el año pasado reportó ingresos por $6.926 millones. Sin embargo, los costos todavía se comen la mayor parte de sus entradas.  En la medida en que ser ambientalmente responsable también resulte rentable estas iniciativas tenderán a perdurar en el tiempo.

Cemex Latam Holdings usa una mezcla de 70% carbón, 30% combustibles alternativos en sus hornos en Colombia donde fabrica 4,5 millones de toneladas de carbón por año. En ese 30% hay de todo, desde llantas y grasas hasta cascarillas de arroz y café que sobran después de las cosechas. La firma asegura que se está valorizando la basura al convertirla en combustible. 

Esto es una tendencia en el mundo. La mexicana Cemex por ejemplo está vendiendo un tipo de concreto que incorpora restos de llantas usadas. La compañía dice a sus clientes que la presencia de hule en el material lo hace más resistente a deformaciones y aumenta su elasticidad. Se está vendiendo para la construcción de instalaciones deportivas y senderos peatonales.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?