| 9/27/2015 5:00:00 AM

¿Qué prefieren los colombianos, una bolsa de leche o una recarga de $2.000?

Pese a que Colombia es el único país en el mundo que vende minutos por unidad desde $100, esta venta al “menudeo” no le alcanza a arrebatar el primer lugar de ventas en las tiendas de barrio a las recargas, las cuales tienen tanta acogida que pasan aún por encima de la tradicional bolsa de leche.

Dentro de la abundancia de productos que ofrecen las tradicionales tiendas de barrio en el país, las cuales manejan más de 50 proveedores sobre todo de productos básicos, se encuentran las famosas recargas de teléfonos celulares. Este servicio ocupa el primer puesto en ventas dentro de un total de 550.000 tiendas en Bogotá, de acuerdo con Fenalco. 

PointPay es la firma líder en el mercado de recargas, con el 33% de la participación en el mercado de este segmento en el centro del país. El gerente general de la compañía, Jorge Macías,  le explicó a Dinero cómo se encuentra el mercado de recargas y qué las lleva a ser  el producto de consumo más demandado en Colombia.

De acuerdo a Macías las recargas son el producto más vendido en Colombia pues los 9 operadores telefónicos del país cuentan con más de 38 millones de abonados en telefonía prepago; es decir, el 80% de la población demanda recargas de sus operadores periódicamente. 

Además, el alcance que tiene el mercado de recargas supera los 150.000 puntos de venta incluyendo tiendas de barrio, misceláneas, puestos en las calles, grandes superficies y un poco en internet. 

Esto hace que, de acuerdo con Fenalco, las recargas sean el producto más vendido en Colombia y el de mayor venta en las tiendas de barrio, ocupando el primer lugar con recargas de $2.000 del operador claro, seguido por cerveza póker y leche. 

En ese sentido, la industria de las recargas alcanza a mover $5 billones al año, de los cuales el operador claro absorbe el 65% del mercado.

La tecnología no le robaría el primer puesto en ventas a las recargas

La industria de recargas para los teléfonos continuará su creciente camino, pues pese a que las llamadas de voz están perdiendo terreno, con la propagación de los medios de comunicación actuales como Whastapp, Facebook, etc., los colombianos continuarían  recargando datos en vez de minutos. 

A su vez, ante la posibilidad de la reducción del impuesto al consumo para promover la masificación de teléfonos inteligentes, que las recargas se transfieran a los datos es un hecho. 

De acuerdo con el Ministro de las Tecnologías y  Telecomunicaciones (Mintic), David Luna, la reducción del 4% al consumo de teléfonos inteligentes impulsaría la masificación de la tecnología en el país, pues “se considera que este es un bien que garantiza que los contenidos lleguen a la totalidad de la sociedad, independiente de su posición económica”.

Las recargas son el consumo preferido de estratos 1 y 2 de la población colombiana, por lo que ante la posibilidad del estímulo sobre el consumo de teléfonos inteligentes, del Mintic, promovido por el Banco Mundial, las recargas continuarían siendo las reinas de las ventas en las tiendas de barrio por encima de la cerveza póker y la leche. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?