| 1/26/2014 8:00:00 PM

Ex asesor de Santos a la cárcel

Dinero.com revela cómo Ravi Singh, el hombre que estructuró la campaña digital de Juan Manuel Santos a la presidencia, terminó tras las rejas en Estados Unidos y dejó un mar de deudas y señalamientos en Colombia.

El asesor político Ravi Singh, el hombre que estructuró el manejo de redes sociales del hoy presidente Juan Manuel Santos durante su campaña a la presidencia y que instruyó al expresidente Álvaro Uribe en la administración táctica de su twitter, acaba de ser detenido en Estados Unidos.

Dinero.com estableció que Singh, estadounidense de ascendiente indio y caracterizado fisonómicamente por su espesa barba y un turbante que recubre su cabeza, está acusado de infiltrar las finanzas de varios políticos de san Diego, Estados Unidos, con dineros de procedencia ilícita. Sus víctimas fueron varios aspirantes a cargos federales de esa ciudad entre 2012 y 2013.

Fuentes enteradas del caso aseguran que los recursos ilegales, manipulados por Singh, se acercan a los US$ 200.000, que fue manejada a través de la firma ElectionMall Inc, con sede en Washington y de propiedad del mismo Ravi Singh.

Junto a Singh, también fue detenido el pasado martes Ernesto Encinas, un ex detective de la policía de San Diego de 57 años, quien al igual que el hombre del turbante, es señalado de infiltrar dineros ilegales en campañas políticas de San Diego.

El nombre de Ravi Singh cobró fama en Colombia en tiempos de la campaña presidencial de 2010 cuando Juan Manuel Santos, preocupado por el estrecho margen que consiguió en la primera vuelta de la elección frente a su rival Antanas Mockus, anunció una reingeniería de su campaña, especialmente en busca de un contacto más expedito con sus seguidores en la “plaza de la virtualidad”.

Fue entonces cuando anunció que Singh, que ostentaba entonces la condición de gurú, sería uno de sus asesores y que tendría un nivel de confianza similar al que alguna vez le dio al venezolano J.J. Rendón.

Los líos de Ravi en Colombia

La llegada de Ravi Singh al país se dio en la primera mitad del año 2010, cuando el gerente general de la empresa de publicidad y relaciones públicas Sístole S.A., Ricardo Leyva Gutiérrez, y su entonces socio, Felipe Santos Calderón, hermano menor del presidente Santos, entraron en contacto con él y lo invitaron a hacer parte de la campaña de Juan Manuel Santos a la presidencia.

Ravi Singh aceptó el ofrecimiento. Llegó entonces a Colombia por esos días y se instaló en un espacio de acceso restringido en las oficinas de Sístole S.A., donde al lado de un equipo de jóvenes especializados en asuntos informáticos, estructuró durante semanas la estrategia digital del hoy Presidente de la República.

Desde ese momento, Ravi Singh se ganó la confianza de Leyva y Santos y junto a ellos trabajó buena parte del 2010. Al año siguiente, Singh, ya radicado en Colombia, decidió abrir una sede de la empresa ElectionMall en al país para dedicarse a las asesorías políticas.

A los pocos meses, sin embargo, su firma se vino a pique por cuenta de sus múltiples deudas y sus inocultables problemas financieros.

“Por esos días fue cuando Ravi dejó de pagarnos nuestros salarios. Pero no solo eso: sus maltratos verbales subían cada vez más de tono”, señala un exempleado de ElectionMall Colombia que prefirió mantener su nombre en reserva.

Hoy, el ‘gurú’ del turbante y la barba espesa es acusado en Colombia no solo de rehuir al pago salarial de sus empleados sino de maltrato verbal y evasión de impuestos.

Así las cosas, sus problemas penales han terminado de hundir el mito que él mismo caracterizó desde la época en que dejó correr libremente la versión de que él había sido el artífice de la estrategia que llevó a la Casa Blanca al presidente Barack Obama, cuya campaña creó un nuevo paradigma: la sustitución de la plaza pública por los modelos alternativos de comunicación.



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?