| 8/13/2014 6:00:00 AM

Los ganadores y perdedores con prórroga de la venta de Isagen

Doce meses después del anuncio de la venta de las acciones del Gobierno en Isagen (57,66%), se decide postergar la polémica enajenación.

El 29 de julio de 2013 el Gobierno autorizó la venta de su participación (57,66%) en la tercera empresa de generación eléctrica del país, Isagen, en la búsqueda de $4,5 billones, para financiar las obras de infraestructura de cuarta generación. Ayer el Ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas anunció su aplazamiento por doce meses.

Aunque el precio inicial de venta era de $2.850 por acción para la primera ronda, más adelante en octubre de 2013, el mismo Consejo de Estado determinó aumentar el precio base de la empresa a $3.178 por acción, con el objetivo de recaudar $5 billones, valor que hasta ayer se mantuvo cuando el Gobierno anunció la postergación de la operación.

La venta de este activo que en voz del ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, es indispensable para el desarrollo de la infraestructura del país, desde el principio tuvo opositores y apoyo del sector público y privado. En consecuencia, Dinero consultó a protagonistas de este trámite para conocer a su parecer quiénes fueron los ganadores y perdedores de este trámite inconcluso.

Para los comisionistas de mercado, la gran perdedora fue la acción de Isagen que registró en un principio un alza desde los $2.700 hasta los $3.500 tras el anuncio de la intención de privatizar la empresa, según Fabián Perdomo de Acciones y Valores, opinión que compartió Orlando Santiago de Fenix Valor quien señaló que la decisión del Gobierno fue un baldado de agua fría para el mercado. 

“El perdedor por valorización es la acción de Isagen, básicamente por que el mercado vuelve a retornar a una negociación que se basa en sus fundamentales, por lo que se concluye que la acción volverá hacia los $2.700 en los próximos meses”, aclaró.

Desde ayer la acción empezó a descontar su valor pues a las 10:00 a.m. tenía un precio de $3.150, más tarde a la 1:45 p.m. cuando se dio la noticia el precio era de $3.100 y en los siguientes minutos se ubicó en $2.740. Finalmente a las 2:35 p.m. el activo llegó a su mínimo de $2.700 y más tarde cerraría en $2.770, con un descenso de 13,84 %.

Por otro lado, el presidente de la Cámara Colombiana de Energía, Arturo Quirós, argumentó que se abre la posibilidad para que aspirantes locales puedan quedarse con la compañía, ultimen los detalles requeridos por la ley para tal efecto y se puedan recibir más activos tal y como lo indicó el Gobierno.

“La Superintendencia de Industria y Comercio había condicionado la participación de empresas colombianas en dicho proceso, por considerar que estas podrían llegar a ejercer posición dominante en el mercado, ahora con este plazo de 12 meses se abre la posibilidad de que estas ajusten su situación para participar en la futura puja”, dijo.

Y es que el concepto del Ingeniero Quirós no está alejado de la realidad pues unas horas después del anuncio en la Casa de Nariño, la presidenta de la Empresa de Energía de Bogotá (EEB), Sandra Stella Fonseca Arenas, manifestó que con esta noticia se le está dando tiempo a la compañía de prepararse para una nueva etapa.

“Nos está dando el tiempo adicional que necesitábamos para trabajar con el regulador de la industria y cambiar realmente sus condiciones, por lo que para nosotros es una excelente noticia", señaló.

La pregunta que todos se hacen en este momento es ¿de dónde se obtendrán los recursos necesarios para la financiación de las obras de cuarta generación?. El Gobierno echará mano de otro activo, quizás ISA, tal vez Ecopetrol, la semana está comenzando y en el transcurso del día se despejarán muchas dudas al respecto en las declaraciones otorgue el Ejecutivo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?