| 5/30/2010 8:20:00 PM

Y qué viene ahora

La primera vuelta a la presidencia de la República de Colombia deja en una posición muy cómoda al candidato Juan Manuel Santos, en la que ni siquiera tiene necesidad de salir a buscar coaliciones.

El panorama va a cambiar muy poco en los veinte días que quedan para la segunda vuelta, afirma Miguel García, profesor del Departamento de Ciencia Política de la Universidad de los Andes. Aunque probablemente la brecha se disminuya, todo parece indicar que el próximo presidente será el candidato del partido de la U.

Los resultados de estas elecciones fueron una gran sorpresa. Este domingo los colombianos premiaron en las urnas al candidato del presidente Uribe. Santos está recogiendo la favorabilidad de un gobierno con una aprobación superior al 70%. Por su parte, los cambios sucedidos en las últimas semanas hicieron que las encuestas perdieran la posibilidad de acertar, dice García.

No se esperaba que el candidato Antanas Mockus se fuera a desinflar tanto y tan rápido. Pero parece que sus errores hicieron que muchos de sus seguidoras cambiaran su voto. Un electorado volátil sin una identidad política definida, como el que estaba siguiendo al matemático, cambia de la noche a la mañana, dice García. Otros analistas aseguran que fue más bien el voto clientelista el que cambió los resultados en la Costa, en el Valle y en Bogotá.

Mockus abordó temas sensibles para el colombiano promedio, como lo son los impuestos, subsidios o los salarios de los médicos. García dice que “la gente ante la amenaza de perder lo poco que tiene, como son sus subsidios, prefirió votar por cosas tangibles. No le jugaron a las propuestas abstractas de Mockus”.

Las alianzas
Después de la primera vuelta, Mockus va a tener dificultades para generar alianzas. Los votos no serán necesariamente por coaliciones sino por los movimientos de los electores, pues la capacidad que tengan los candidatos perdedores para endosar sus votos a Santos o Mockus no es tan clara. Los Verdes irán fundamentalmente por los votos de los liberales y del Polo Democrático, dice García.

Aunque las declaraciones de Mockus acerca de Petro probablemente alejen a estos dos candidatos, el electorado del Polo se va a ir con Mockus, independientemente de la decisión del partido, porque ideológicamente son más afines con el matemático que con Santos. Este movimiento probablemente haga que Mockus suba un 8% y alcance una votación del 30% en segunda vuelta, dice García.

Por su parte, es muy factible que se consolide una alianza entre Pardo y Mockus. Sin embargo, el liberal no tiene un electorado importante.

Otra coalición muy probable es la de Santos y Vargas Lleras, que podría terminar de consolidar el liderazgo del candidato de la U. Y aunque el Partido Liberal como razón social capaz de trasferir votos haya desaparecido, los políticos liberales todavía tienen una capacidad de movilización importante que puede girar entorno a Santos, quien tiene un origen liberal.

Qué pasó con Mockus
Para muchos, Bogotá era la ciudad donde Mockus era más fuerte. Sin embargo, en la capital también ganó Santos. García dice que esto se explica por tres factores. Primero que no hubo la afluencia de jóvenes votantes que se esperaba. Probablemente, las redes sociales como Facebook y Twitter y los primivotantes fueron los grandes perdedores de la jornada.

En segundo lugar, a la clase media le afectaron temas como el aumento de los impuestos y decidió cambiar su voto a última hora. Si bien Santos tenía problemas con temas tangibles como los falsos positivos o las chuzadas del DAS, que son bastante graves, no tocan a la gente del común. No afecta su diario vivir como si sucede con el IVA, los salarios y el Sisben.

Por último, la estructura política de los seguidores de Mockus también pesó. Los seguidores de Santos, en su mayoría, se caracterizan por tener una identidad política definida, manejan la estructura de los viejos partidos, mientras los de Mockus son un electorado volátil. Algunos analistas hablan de un compromiso de la maquinaria de Iván Moreno y de la Anapo con Santos.

Sin embargo, no todo está perdido para el candidato de los Verdes. Mockus teóricamente tiene un espacio potencial para crecer como mostraban las encuestas. Hace sólo unas semanas había mucha más gente dispuesta a votar por él.

Las segundas vueltas
Las dos últimas veces que hubo segunda vuelta. El perdedor de la primera fue el presidente de la República. En 1994, Pastrana le ganó en primera vuelta a Samper, pero en segunda el liberal se quedó con la mayoría. En 1998 sucedió lo mismo. Si bien Serpa fue el vencedor en la primera vuelta, Pastrana, está vez, llegó a la presidencia. Sin embargo, en esas dos ocasiones, las diferencias no fueron tan grandes, eran fácilmente remontables.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 535

PORTADA

El efecto Odebrecht en las 4G: ¿Los cierres están en peligro?

Una diferencia entre el Gobierno y un grupo de bancos por los recursos de la Ruta del Sol II ha encendido las alarmas en el sector de infraestructura. ¿Los cierres financieros están en peligro?