| 10/28/2014 7:00:00 AM

¿Qué esperar del incremento salarial para 2015?

La carencia de una época electoral y un óptimo comportamiento de la economía, podrían convertirse en una piedra en el zapato para las discusiones entre empleados y empleadores.

En diálogo con Dinero el investigador y economista Mauricio Reina señaló que existen presiones sobre la mesa de concertación salarial que anualmente reúne a empleados y empleadores, mediados por el Gobierno, para definir el incremento del salario mínimo de los colombianos, en esta ocasión para el año 2015.

Según el investigador asociado a Fedesarrollo, Mauricio Reina, los buenos indicadores de la economía, sumados a las positivas perspectivas del Gobierno y el Banco de la República, generarán una tendencia en las negociaciones para que los cálculos se alejen de la fórmula utilizada regularmente para el incremento salarial, situación que deberá ser manejada con guantes de seda por el Gobierno para no generar distorsiones en el mercado laboral. 

De acuerdo con la norma, el reajuste anual en los ingresos legales de los colombianos se calcula teniendo en cuenta el dato del Índice de Precios al Consumidor - costo de vida –, junto con el índice de productividad calculado por el Departamento Nacional de Planeación (DNP).

Índice de Productividad

El Indicador calculado por el DNP que aún no cuenta con fecha establecida para su publicación, se calcula ponderando cuanto crece el producto por sector, comparado con cuánto crece el empleo en cada una de las actividades estudiadas.

Antes de apresurarse a decir, “la economía creció bastante, por lo tanto yo tengo derecho a que se me pague más, sería bueno que las personas autoevaluarán las condiciones de la productividad del sector en el cual laboran, para poder reclamar a ciencia cierta un aumento alto”, explicó el economista Reina.

Es por eso que los centros de pensamiento económico y las asociaciones económicas explican que hay sectores de la economía en los que la productividad crece más que en otras ramas, por lo que las proyecciones de incremento salarial deben ser más cuidadosas de lo acostumbrado para no poner en riesgo los alcances en creación de empleo y formalización del mismo.

Los riesgos

Recientemente el presidente de la Asociación Nacional de Fondos de Pensiones, Santiago Montenegro, advertía de los riesgos inminentes sobre la sostenibilidad del sector pensional en Colombia, y de la importancia de que la formalización laboral en el país fuera prioridad, para garantizar que generaciones actuales y futuras tengan la posibilidad de acceder a una pensión digna.

En consecuencia, diferentes entendidos en la materia consultados por Dinero, coincidieron en que caso contrario a asumir la figura tradicional de cálculo, se estaría poniendo en bandeja de plata al mercado laboral formal para que sufriera una serie de distorsiones que dañarían los alcances obtenidos a la fecha.

La agenda

Aunque formalmente no se ha anunciado la fecha en que comenzarán las reuniones de la mesa de concertación laboral tripartita, los protagonistas de la misma empiezan a hacer sus reuniones internas para formular la propuesta con la que llegarán a negociar a finales de noviembre, principios de diciembre, con el objetivo de lograr un acuerdo, antes de que se venza el plazo mínimo para que el Gobierno vía decreto, determine cuanto deberán ganar los colombianos el próximo año.

Pasado y presente

Actualmente el salario mínimo de los colombianos es de $616.000 de acuerdo con el decreto que el presidente Juan Manuel Santos firmó el pasado 31 de diciembre, lo que representó un incremento de $26.527 sobre el dato de 2013. Ahora, todos los trabajadores esperan que, tal y como hace un año, el Gobierno fije el incremento salarial por encima de lo pactado entre las partes, y que, en esta ocasión, se dé semejante consideración para los trabajadores y se demuestre que dicha decisión, no obedeció a intereses reeleccionistas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?