| 10/3/2012 10:30:00 AM

Proyectos de valorización, en obra negra

Después de 7 años de ordenada la construcción de 38 obras del Grupo I de Valorización y de casi 3 años de haberse iniciado, la Personería, en 17 de ellas, encontró que aún una no se ha empezado y 6 están sin terminar.

Según lo esperado en el 2005, las obras debían costar $321 mil millones, pero hasta ahora su valor supera los $389 mil millones, 70 mil millones más de lo previsto.
 
El informe del Ministerio Público Distrital descubrió que 7 obras recién construidas están en deficiente estado y que del total de contratos terminados, sólo liquidó uno.
 
Entre tanto, dos de las obras, en lugar de valorizar los predios aledaños, los perjudicarían. Una de ellas es el puente de la Carrera 11 con Avenida Novena, pensada como un paso deprimido pero construida con un paso elevado que cruza por el frente de varios edificios.

Debido al tránsito vehicular hasta una altura de 4 pisos, los residentes deberán aguantar el ruido y la contaminación, al punto de que varios de los propietarios están vendiendo sus apartamentos.
 
La otra obra que no generaría valorización para los predios que iba a beneficiar, es un tramo de la Carrera 22 que no incluyó la construcción de andenes. La vía vehicular se construyó pero el sector no intervenido da una mal apariencia y facilita el almacenamiento de agua en las aceras existentes, que están bastante deterioradas.
 
Continúan demoras
 
La Personería encontró que de las 16 obras visitadas ninguna se terminó a tiempo y del total de las 38 no más de 4 se realizaron en forma oportuna. Varias obras, previstas para 6 meses, se realizaron en 19, tuvieron prórrogas de 17 o llevan tres años sin ningún trabajo, si se cuenta la fecha de inicio de la obra.
 
Según los planes del Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), las obras debieron ejecutarse entre los años 2006 y 2008, pero la mayoría sólo se iniciaron el 30 de noviembre de 2009. De acuerdo con los cronogramas de dicha fecha, todas las construcciones debieron terminarse hace un año, pero la Personería evidenció otra situación en 17 obras revisadas:
 
La obra de la Avenida Novena o NQS con Calle 94 aún no se ha iniciado. El contrato caducó y se volvió a contratar, pero aún la obra no empieza.
 
La Avenida Santa Lucía (Transversal 42), al sur de la ciudad, según el IDU se ejecutó en el 60%; al no cumplirse, fue declarada la caducidad del contrato, pero todavía no se ha contratado de nuevo. La obra está abandonada.
 
La Calle 170, entre Avenida Boyacá y la vía Cota, tiene un avance del 86%. Estaba prevista para 16 meses  y su ejecución llegará, como mínimo, a 3 años. Se entregaría el 18 de noviembre próximo.
 
La construcción de la Carrera 9, entre Calles 147 y 170, debía durar 16 meses; sin embargo su ejecución superará los 30 meses. El IDU aún no ha recibido la obra. Están pendientes acabados y semáforos. Algunos predios sobrantes adquiridos para la vía, han generado inseguridad y son aprovechados para botar residuos y escombros.
 
El puente vehicular de la Carrera 11 con Avenida 9ª., debía construirse en 13 meses, pero su ejecución no tomará menos de 28; su terminación estaba prevista para el 30 de septiembre, pero la entrega tardará unos días más por obras de espacio público. La vía que conecta el puente con la Calle 106 está terminada; su retraso superó los 14 meses.
 
En algunos tramos de las Carreras 22 y 19, en el centro de la ciudad, se observaron separadores y espacios públicos sin terminar. También hacen falta las luminarias.
 
De acuerdo con el informe, los retrasos de las obras se deben a la falta de planeación del IDU, pues al momento de contratar no se tienen los diseños completos, los predios necesarios, ni tiene clara la situación de las redes de servicios públicos y ambientales en la zona a intervenir, lo que genera mayores cantidades de obra, demoras en los planes de manejo de tráfico y problemas interinstitucionales.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?