| 3/28/2008 12:00:00 AM

Proteja su negocio

No se la ponga tan fácil a sus competidores. Proteja sus derechos en el mercado e invierta en investigación y desarrollo.

Durante siete años, Liderarte se dedicó a posicionarse en el mercado como una empresa especialista en servicios de formación y capacitación, tales como seminarios y talleres empresariales. Pero el año pasado, todo el esfuerzo que había hecho se vino al piso. Aunque la empresa se fundó en 2000, solo hasta 2007 se le ocurrió registrar su marca ante la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC). Y en ese momento se dio cuenta que dos años atrás, alguien más había registrado ese nombre. A Liderarte no le quedó otro remedio que cambiar su marca, empezar de ceros y perder el posicionamiento por el que tanto había luchado.

Este es tan solo uno de los cientos de casos que reflejan el desconocimiento que tienen las pequeñas y medianas empresas (Pymes) sobre la legislación de propiedad industrial, es decir la que protege los activos más importantes que tiene una compañía: sus marcas y sus secretos industriales. La falta de acción en este campo enfrenta a los empresarios a un riesgo constante: que otro registre primero su marca, o que al no patentar sus nuevas creaciones, cualquiera pueda iniciar la fabricación, venta y/o utilización comercial de la invención. Pero también, puede enfrentar a la Pyme a un litigio, si por desconocimiento utiliza una marca que ya está registrada en el mercado.

Adicionalmente, priva a las Pyme de una valiosa fuente de información para actualización tecnológica, como es el sistema mundial de patentes publicadas. Esta gran "biblioteca" de inventos le permite a los empresarios acceder a las patentes que no tienen protección en Colombia sin tener que pagar regalías, y también les da la oportunidad de hacerle una mejora a un invento internacional y luego patentarla en Colombia.

Si una empresa quiere crecer, diferenciarse de la competencia, internacionalizarse y no correr el riesgo de ser robada, el desconocimiento de cómo hacerlo no puede ser una barrera. Existen todas las herramientas a la mano: el registro ante la SIC y abogados especialistas en propiedad industrial. Inclusive la Asociación Colombiana de las Micro, pequeñas y medianas empresas -Acopi- en conjunto con Optimum Technologies, desarrolla un proyecto financiado por el Fondo para el Fomento a la Micro, Pequeña y Mediana Empresa -Fomipyme- para acercar a las Pymes al tema de la propiedad intelectual y la provisión de información tecnológica. De acuerdo con Oscar Pinto, gerente de Optimum Technologies, este año el proyecto, que en 2004 se ejecutó en Bogotá, se extenderá a todo el país y espera ayudar a por lo menos otras 50 Pymes para que utilicen las herramientas de propiedad industrial en su beneficio.

El uso de marcas y patentes

Las marcas hacen referencia a nombres y diseños que identifican los productos o servicios de una empresa en el mercado. Su ventaja radica en permitir al empresario diferenciarse de otro que esté dentro de la misma línea de comercialización, por lo que son la mayor publicidad que un producto pueda tener. Las patentes, por su parte, van dirigidas a la protección de las nuevas creaciones pero luego, también se van a identificar con una marca.

Para María Paulina Villazón, directora del departamento de patentes de Barrios Vélez y Asociados, las marcas y patentes son los bienes más importantes que tienen las empresas. "Casi el 80% del valor comercial de una empresa corre por cuenta de los bienes intangibles. Hoy en día está comprobado que cuesta muchísimo más una marca que las plantas de una compañía. Para Bavaria, por ejemplo, son mucho más importantes las marcas de todos sus productos que todos los inmuebles que pueda tener. Pero desafortunadamente el grueso de las Pymes en Colombia no considera que el registro marcario sea un valor agregado", asegura Villazón.

Desde 2007, Villazón, junto con la Asociación Nacional de Instituciones Financieras, Anif, dicta conferencias al segmento Pyme sobre la importancia de la propiedad industrial. Una muestra del desconocimiento por parte de las Pymes a este respecto es que el año pasado solo dos de los 60 asistentes a las conferencias en Medellín, y tres de los 100 asistentes en Bogotá, habían registrado sus marcas.

El asesor empresarial Hernán Duque, quien está vinculado a la Fundación Corona para la capacitación de empresarios en aspectos legales, afirma que hay una ignorancia total sobre propiedad industrial. "Las Pymes solo piden asesoría y se acercan por primera vez al tema cuando descubren que alguien más está utilizando su marca", dice Duque.

En el caso de los inventos, Duque asegura que algunos empresarios sienten desconfianza hacia la SIC, porque piensan que la información se puede filtrar y les pueden robar su invento. "Tuve el caso de dos científicos a quienes advertí la importancia de patentar su creación y prefirieron correr el riesgo de que el mercado los copiara en lugar de 'regalarle' al sistema su novedad", sostiene Duque.

Por el contrario, María Paulina Villazón dice que según lo hablado con los empresarios durante las conferencias, no se trata de un tema de desconfianza, además de que no debería haberla ya que en Colombia las leyes de propiedad industrial se cumplen y están dentro de los parámetros internacionales. La abogada asegura que la SIC ha hecho grandes mejoras para dar un buen servicio, sin embargo, sí cree que todavía se puede mejorar aún más la rapidez de entrega del certificado de registro.

Dentro de las Pymes con conciencia sobre la importancia de proteger su marca se encuentra Contempo, empresa especializada en el desarrollo de proyectos inmobiliarios. Además de registrar la marca Contempo ante la SIC, esta empresa se preocupó por registrar cada uno de sus productos, tales como los centros empresariales que construye con la marca Oxo Center. "Dado que el producto es un concepto para desarrollar en diferentes ciudades y mercados, el anclaje de marca y su protección es parte de nuestra estrategia de desarrollo. La inversión y el esfuerzo de branding, o sea construcción y mantenimiento de marca, exige la protección de la misma para que no sea presa del uso indebido o no autorizado de la marca", dice el gerente general de Contempo, Ernesto Estefan.

Plastiaromas, por su parte, no solo registró su marca y patentó su invento de bolsas plásticas con aroma, en Colombia, sino que también lo hizo en Estados Unidos y próximamente lo hará en otros países del mundo en donde quiere comercializar sus productos. El gerente general de Plastiaromas, Javier Ulloa, es conciente de la importancia de tener patentado su invento, no sólo por el riesgo de ser copiado, sino porque con la globalización el tema cobra aún más importancia. "De ser aprobado el tratado de libre comercio con Estados Unidos, cualquier producto patentado en ese país y que no esté protegido en Colombia, queda automáticamente patentado acá, por lo cual, quien no esté protegido, saldrá del mercado" dice Ulloa. De la misma manera, al patentar Plastiaromas su creación en Estados Unidos tiene acceso a la patente automática en otros países en donde ese país tiene tratados de libre comercio.

La lección para todos los empresarios, además de caer en cuenta de la importancia de registrar sus marcas y patentar sus inventos, es que sean innovadores y busquen diferenciarse de los demás. Proteger los derechos en el mercado y hacer uso de las tecnologías de la información para desarrollar nuevos negocios hacen parte de las estrategias que deben seguir las Pymes para aumentar su competitividad, tanto a nivel nacional como internacional.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?