| 4/4/2012 3:00:00 PM

Procesiones de automóviles y un calvario de accidentes marcan la Semana Santa

Congestión y aglomeraciones en los aeropuertos y estaciones y el calvario de los accidentes son algunas de las estampas más comunes de las vacaciones de Semana Santa en América Latina, que arrancan en la mayoría de los países y que este año por primera vez se extienden a Cuba.

Los cubanos dejarán este año de ser una excepción en toda América Latina por no tener vacaciones en estas fechas.

El Viernes Santo, día en que se conmemora para los cristianos la muerte de Jesús, será festivo con "carácter excepcional" en consideración a una petición que hizo el papa Benedicto XVI al Gobierno durante su reciente visita a la isla.

Los funcionarios públicos de Paraguay cuentan con asueto desde hoy por una decisión del Gobierno dirigida a facilitar los desplazamientos, una medida tomada también en Honduras, Nicaragua y El Salvador, pero con más generosidad, pues abarca toda esta semana.

En Colombia, donde la red de carreteras aún está afectada por los efectos de las fuertes lluvias de 2011, se espera que unos siete millones de vehículos, unos 500.000 más que el año pasado, se movilicen por el país.

Además, se calcula que unos 150.000 pasajeros salgan de Colombia o lleguen al país por vía aérea.

Las playas son el destino favorito de los latinoamericanos en Semana Santa, de ahí que los ahogamientos sean una causa de muerte importante, aunque no tanto como los accidentes de tránsito.

Casi 900 personas, la mayoría en accidentes automovilísticos murieron en 2011 durante las vacaciones de Semana Santa.

El Gobierno dominicano ha dispuesto un programa de prevención y asistencia, con más de 35.000 agentes y miembros de organismos de socorro, y el venezolano no se ha quedado atrás, con más de 200.000 funcionarios para proteger a los turistas y 3.900 puestos de prevención y control en las carreteras.

En Venezuela está además restringida la venta de bebidas alcohólicas desde el 30 de marzo hasta el 8 de abril, una medida también aplicada en Bolivia.

En el sur del continente, la Semana Santa se ve como un alargue o despedida del verano, que terminó el 21 de marzo, así que las playas se llenan si el clima lo permite.

En Chile, un país donde más del 70 % de sus habitantes se declaran católicos y más del 20 % evangélicos, los templos no tienen estos días la afluencia que correspondería a tales porcentajes, pero la prohibición de consumir carne en determinados días sí se cumple.

El consumo de pescados y mariscos se dispara, a pesar de que los precios se disparan en estos días.

En Guatemala sí es masiva la participación de feligreses en las procesiones que se realizan en las principales ciudades del país, al igual que en otras ceremonias como la construcción de altares.

Se da por descontado que cuando mañana comience el éxodo en Brasil, pues el único día festivo es el viernes, se producirán enormes embotellamientos en las vías que conectan ciudades como Sao Paulo y Río de Janeiro con las carreteras centrales.

En Sao Paulo, la mayor ciudad del país, saldrán más de un millón de vehículos entre el jueves por la tarde y el viernes por la mañana, y cerca de 700.000 personas saldrán o llegarán a la ciudad de aquí al lunes.

El movimiento en los aeropuertos también es intenso, pero hoy por la mañana sólo se registraban atrasos en 63 de los 1.001 vuelos nacionales programados y en tres de los 69 internacionales.

El Instituto Nicaragüense de Turismo proyecta que unos 2,3 millones de personas visitarán las playas de este país durante la Semana Santa, principalmente las del Pacífico.

En Bolivia, donde mañana es laborable y el viernes festivo, uno de los lugares más visitados estos días es el Santuario mariano de Copacabana, a orillas del lago Titicaca y situado 3.800 metros de altitud.

De los 4,3 millones de habitantes de Costa Rica, al menos 1,5 millones se movilizarán, especialmente a las playas del Pacífico y del Caribe, donde el porcentaje de ocupación hotelera para esta semana ronda el 90 %.

Las autoridades panameñas auguran que este año los viajes por Semana Santa serán un 30 % menores a los de 2011, debido principalmente al alto costo de la vida y al combustible.

En Uruguay, donde la Semana Santa es escogida para actividades de caza y pesca, el éxodo se vivió desde el viernes pasado, pues los funcionarios públicos no trabajan en toda esta semana ni tampoco los empleados de muchas empresas, y Montevideo, donde reside la mitad de los 3,4 millones de habitantes del país, está casi desierta.

En México, el éxodo vacacional dura unas dos semanas e incluye vacaciones escolares por ese período.

Datos de la Confederación de Cámaras de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco) apuntan a una cifra de más de 11 millones de desplazados este año.

Las autoridades argentinas calculan que más de dos millones de turistas se movilizarán por el país para aprovechar estas "minivacaciones" y que la ocupación hotelera en los destinos más concurridos será de un 80 % en promedio.

A los embotellamientos de tráfico de todas las Semanas Santas en Perú se suma este año el bloqueo de la Carretera Central por trabajadores metalúrgicos en huelga, un calvario para los conductores.

En Ecuador, aunque las playas estarán a rebosar, se espera también que decenas de miles de personas acudan el viernes a las procesiones religiosas como la de Jesús del Gran Poder en Quito o el Cristo del Consuelo en Guayaquil.


EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?