| 3/10/2014 4:50:00 PM

Crecen préstamos para vivienda

Durante el IV trimestre de 2013, el monto de los préstamos individuales para compra de vivienda nueva y usada se incrementó 36.4%.

Durante el cuarto trimestre de 2013, el monto de los préstamos individuales desembolsados para compra de vivienda nueva y usada alcanzó $2.626.246 millones corrientes.

A precios constantes de cuarto trimestre de 2005, el valor de los préstamos individuales desembolsados fue $1.982.255 millones de pesos, representando un aumento de 36,4% respecto al mismo período de 2012.

Hubo 36.156 viviendas financiadas, lo que representó un aumento de 18,6% respecto al mismo trimestre de 2012; este comportamiento fue originado por el aumento en el número de viviendas financiadas nuevas de 19,7% y viviendas usadasde 17,2%.

En el trimestre de referencia se concedieron créditos para la compra de VIS por valor de $465.711 millones (a precios constantes del IV trimestre de 2005), lo que significó un incremento de 9,9%.

El valor desembolsado para compra de VIS nueva aumentó 15,5%, mientras que la compra de VIS usada disminuyó 3,3% frente al mismo período de 2012.

Doce meses a diciembre

Durante el año 2013, las entidades financiadoras entregaron $6.947.384 millones de pesos constantes del IV trimestre de 2005, cifra superior en 19,0% a la registrada en el año precedente.

El valor de los créditos para vivienda nueva y usada aumentó 21,8% y 16,5%, respectivamente.

La Banca Hipotecaria participó con 87,2% del valor total de créditos entregados, el Fondo Nacional de Ahorro con 12,6% y Cajas y Fondos de Vivienda con 0,2%.

Durante el año 2013 se financiaron 133.209 unidades habitacionales, lo que significó un aumento de 9,1% con relación al mismo período de 2012, comportamiento que obedeció al aumento registrado en la vivienda usada en 9,5% y el aumento de la vivienda nueva en 8,9%.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?