| 9/7/2011 8:00:00 AM

Presidente Santos cambia cúpula militar en busca de resultados

El cambio en la línea de mando se produjo un día después de que asumió como ministro de Defensa Juan Carlos Pinzón, en reemplazo de Rodrigo Rivera, quien dimitió en medio de fuertes cuestionamientos sobre el manejo de la política de seguridad.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, cambió la cúpula de las Fuerzas Militares, a la que pidió intensificar la ofensiva contra la guerrilla izquierdista que reactivó en los últimos meses sus ataques contra la infraestructura petrolera.

Santos designó como nuevo comandante de las Fuerzas Militares al general Alejandro Navas, quien estaba al frente del Ejército.

El militar reemplazará al almirante Edgar Cely.

Se trata del primer cambio desde que el mandatario asumió el poder, en agosto del año pasado.

La llegada de Navas a la comandancia de las Fuerzas Militares podría poner fin al inconformismo de algunos sectores del Ejército por estar al mando de un oficial naval, según fuentes castrenses.

El Ejército es la fuerza más numerosa del país, conformada por más 250.000 efectivos y lidera la lucha contra las izquierdistas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC y el Ejército de Liberación Nacional, ELN.

"Estoy seguro que este equipo que se conoce muy bien entre ellos y a quienes conozco porque trabajé con ellos como Ministro de Defensa y ahora como Presidente, va a ser un equipo de lujo que va a estar al lado del Ministro y al frente de las Fuerzas Armadas, dándole una gran tranquilidad al país", expresó Santos.

Como nuevo comandante del Ejército fue nombrado el general Sergio Mantilla, mientras que la Fuerza Aérea quedó a cargo del general Tito Saúl Pinilla y de la Armada el almirante Roberto García.

En la Policía Nacional fue ratificado el general Oscar Naranjo, quien tiene el reto de reducir la criminalidad y los delitos en las ciudades.

El nuevo ministro de Defensa anunció el lunes que reforzará la presencia de policías y militares en las ciudades y fronteras, como estrategia para hacer frente a la escalada de ataques de los grupos armados ilegales y al narcotráfico.

En los últimos meses la guerrilla recrudeció los ataques contra la infraestructura petrolera del cuarto mayor producto de crudo de América Latina y el secuestro de trabajadores del sector, que actualmente recibe multimillonaria inversión extranjera.

Este país de 46 millones de habitantes y el mayor productor de cocaína sufre desde hace casi cinco décadas un conflicto interno armado.


Reuters
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?