| 6/2/2015 5:00:00 AM

Los costos de generar energía en Colombia

En diálogo con Dinero la presidenta de la Asociación Colombiana de Generadores de Energía Acolgen, Ángela Montoya Holguín, le salió al paso a las declaraciones de algunos sectores que afirman que los costos de la energía en el país son muy elevados y frenan la competitividad de la industria.

D ¿Los precios de la energía en Colombia son elevados?

A.M
El consumo per cápita de energía en el país es uno de los más bajos de la región y este es un mercado de oferta y demanda, por lo tanto producir energía no es barato. Además existen una serie de costos tributarios agregados a la factura que por disposición gubernamental se cobran pero no se desagregan por parte de los empresarios cuando pagan la factura.

D ¿Cite un ejemplo de los costos agregados a los que hace alusión?

A.M El Plan Nacional de Desarrollo aprobado en el Congreso de la República tenía un artículo mediante el cual se cuadruplicaba el tamaño de los subsidios para las clases sociales menos favorecidas, como el Fasnel, Pronel, Fael…. Etc. Esos costos se transferirán directamente a la tarifa, situación que no se tiene en cuenta por los empresarios que critican los valores a pagar.

D ¿Cómo está compuesta la matriz de energía colombiana?

A.M La matriz de energía en el país es 68% hidráulica, el resto de la generación es térmica con una composición mayor en gas, seguida de gas licuado y carbón. Así como la demanda de gas residencial, industrial y vehicular crecen, las preocupaciones también.

D ¿Por qué la preocupación?

A.M El gas se está acabando en Colombia. Si el Gobierno no deja de exportar el gas propio a Venezuela, tocará apagar las plantas térmicas y utilizar los líquidos que son cinco veces más caros que el precio actual. El compromiso colombiano con el vecino país era de exportar esa fuente de energía fósil durante tres años, con la condición de que la operación sería recíproca y Colombia recibiría lo mismo.

D ¿Qué tan inminente es esa situación?

A.M La demanda de gas sigue creciendo y consideramos que hay un déficit preocupante pues los generadores no tenemos contratos a largo plazo. Necesitamos que el Estado asegure con una política seria y firme el suministro de gas para las plantas térmicas que tanto lo requieren y de esa manera conservar las tarifas sin esos picos.

D ¿Podríamos decir que esa es su mayor preocupación en este momento?

A.M Sí, lo más urgente es contar con una política de Estado con respecto al gas para que tengamos asegurado ese insumo para las plantas térmicas. Sin embargo también se requiere estabilidad regulatoria porque los cambios a todo momento hacen que los inversionistas prefieran llevar sus recursos a otros países, retrasando el desarrollo de grandes proyectos.

D ¿Proyectos de qué clase?

A.M Desarrollamos un plan de expansión de US$10.000 millones que deberá estar listo para 2019. Una parte de ese proyecto ya entro en funcionamiento en diciembre 2014 que es Sogamoso y proveerá 890 megavatios. Sin embargo, ese plan de expansión tiene en su totalidad de la última subasta 3890 megavatios adicionales que nos garantizará un crecimiento para cumplir con la demanda de energía frente a los Tratados de Libre Comercio, Invesión Extranjera, ETC.

¿Y la energía renovable no sirve como soporte para hacerle frente a estas situaciones?

A.M El solo hecho de que en Colombia el 68% de la energía sea hidráulica evidencia que en el país si existe un mercado robusto de energía renovable. En Acolgen existen cuatro empresas que están en estudio para producir energías de este tipo como la Solar, eólica y la geotérmica. Aplaudimos y apoyamos el ingreso de las energías renovables y en este momento muchas empresas tienen posiciones en la Guajira midiendo vientos y produciendo cerca de 19 megavatios

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?