| 7/22/2016 4:00:00 PM

¿Por qué los parques pequeños de Bogotá están tan deteriorados?

En el 2012 el Idrd dejó de hacerse cargo de los parques más pequeños de Bogotá y quedaron en manos de alcaldías locales. Esto ha ocasionado un deterioro de los parques en un 70%, lo cual también saca a relucir la falta de sentido de pertenencia de los habitantes de las localidades.

El año pasado en el Consejo de Bogotá, se formularon varios cuestionamientos contra la licitación del Instituto Distrital de Recreación y Deporte (Idrd) para cuidar los parques de Bogotá y específicamente la mala ejecución de los recursos del Estado por parte del Idrd.

De esta manera, las alcaldías locales han tenido que destinar recursos desde 2013, que no tenían previstos, para cuidar los parques de Bogotá. A partir de denuncias de la Alianza Verde, se concluyó que la gestión de los parques ha disminuido en un 70%.

Hace 4 años, en noviembre de 2012, el decreto 544 de la Alcaldía de Bogotá diferenció las necesidades de los parques de Bogotá dependiendo de su tamaño.

Así pues, le quitó la responsabilidad al Idrd de cuidar los parques más pequeños de la ciudad (vecinales y de bolsillo) y le asignó la labor de cuidarlos y mantenerlos a las alcaldías locales, es decir que se le entregó la responsabilidad más no los recursos.

El problema es que las alcaldías locales no cuentan con suficientes recursos para hacerse cargo de los parques de barrio, que además son los que más abundan en Bogotá.

Según cifras del Idrd, en el 2012 el gasto en construcción, adecuación y mejoramiento de parques vecinales y de bolsillo fue de alrededor de $5.000 millones, en 2013 pasó a ser de alrededor de $4.000 millones, en 2014 de $1.000 millones y de ahí en adelante no se destinó recurso alguno, es decir que no se ejecutó el presupuesto destinado a tal fin.

Por ejemplo, la alcaldía de Chapinero tiene 5.600 metros cuadrados de parques vecinales y 2.300 metros cuadrados de parques de bolsillo, para 2016 el presupuesto para mantener estos parques fue alrededor de $82 millones, presupuesto que en 2012 no superaba los $15 millones.

En el caso de alcaldías como Suba o Fontibón, según voceros, han tenido que hacer contratos con el Idrd para cuidar de estas zonas. Esto pasa porque en dichas alcaldías no hay la organización ni la infraestructura para mantenerlos. Es decir, ahora le están pagando a dicha entidad para que recupere los parques que antes eran su obligación.

Por otro lado, según voceros de las alcaldías, otra de las razones por las cuales los parques están deteriorados es la falta de pertenencia de los habitantes de la localidad. Esto ha ocasionado que los parques se llenen de basura, graffitis y que se vuelvan un foco de inseguridad.

¿Cómo empezó la pelea por los parques?

Todo empezó en 2004 cuando el Decreto 190 dividió los parques de Bogotá en 4 categorías: metropolitanos, zonales, vecinales y de bolsillo.

Los metropolitanos son parques como el Simón Bolivar o el Tunal, estos tienen un área mayor a 10 hectáreas. Los zonales, como el Virrey o Chicó, tienen entre 1 y 10 hectáreas.

Los vecinales son aquellos que tienen más de 1.000 metros cuadrados y son los parques donde se suelen poner juegos para niños, columpios y máquinas para hacer ejercicio. Por último, los parques de bolsillo son todos aquellos con menos de 1.000 metros cuadrados.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?