| 11/20/2013 8:00:00 PM

Juan Manuel Santos, el convencido de la paz

El presidente Juan Manuel Santos, que anunció su intención de presentarse a la reelección en los comicios de 2014, es un economista, político y periodista que decidió apostar todo a la búsqueda de un acuerdo de paz.

Santos nació en Bogotá el 10 de agosto de 1951 y se precia de tener en su currículo formación militar como cadete de la Escuela Naval, hecho que cita con frecuencia en sus discursos, especialmente cuando se refiere al conflicto armado o al litigio marítimo con Nicaragua. Desde la cuna, Santos se ha codeado con el poder, como quiera que su tío-abuelo Eduardo Santos fue presidente de Colombia (1938-1942) y su familia fue hasta hace pocos años la propietaria del diario El Tiempo, el más influyente de país.

El presidente estudió Economía y Administración de Empresas en la Universidad de Kansas (EE.UU.) y realizó cursos de posgrado en la Escuela de Economía de Londres, la Universidad de Harvard y la Escuela Fletcher de Leyes y Diplomacia, en Medford (EE.UU.). Su primer cargo de relevancia fue como jefe de la Delegación de Colombia ante la Organización Internacional del Café (OIC), en Londres en los años 70, y tras su regreso al país ejerció varios años como columnista y subdirector de El Tiempo, pero siempre muy relacionado con la política y con los asuntos económicos.

En su faceta como periodista recibió un Premio Rey de España y fue Presidente de la Comisión de Libertad de Expresión de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP). Su camino a la Presidencia comenzó a cimentarlo en los años 90 como primer ministro de Comercio Exterior, cargo creado durante el mandato de César Gaviria que ocupó entre 1991 y 1994, y a partir de ahí formó parte de los sucesivos gobiernos colombianos, con excepción del de Ernesto Samper.

Al tiempo que era ministro de Comercio fue escogido por el Senado para el periodo 1993-1994 como último Designado Presidencial, un cargo ya abolido cuya función era la de asumir la jefatura del Estado en caso de que faltase el presidente. En su hoja de servicios está también el cargo de ministro de Hacienda, entre 2000 y 2002, en el Gobierno de Andrés Pastrana, y como titular de Defensa, entre 2006 y 2009, con el entonces presidente Álvaro Uribe, su antiguo jefe en el Gobierno y en el Partido de la Unidad Nacional (Partido de la U), de quien luego se distanció.

Como ministro de Defensa aplicó con esmero la política de la Seguridad Democrática de Uribe, con la cual se colgó medallas al propinar los principales golpes a las FARC, la misma guerrilla con la que como presidente aceptó hace un año sentarse a negociar un acuerdo de paz para poner fin al conflicto armado. Bajo su gestión en Defensa se dieron también los numerosos casos de ejecuciones extrajudiciales o "falsos positivos", un lunar de su historial.

Desde que comenzaron los diálogos en La Habana, el 19 de noviembre de 2012, no se ha cansado de pregonar que el país está cansado de cincuenta años de guerra y que es hora de unirse en torno del proyecto nacional de búsqueda de la paz. "Optar por más años de violencia, por más víctimas, por más dolor para miles de colombianos, es una alternativa inaceptable", subrayó hoy en la alocución en la que anunció su interés en la reelección.

Santos fue elegido presidente en segunda vuelta con más de nueve millones de votos el 20 de junio de 2010 para un mandato de cuatro años que asumió el 7 de agosto del mismo año y que aspira a extender hasta el 2018 si los colombianos así lo deciden en las elecciones del año próximo.

Aficionado al fútbol, Santos suele vestirse con la camisa amarilla de la selección colombia cada vez que juega el equipo y en sus discursos son frecuentes las comparaciones entre los éxitos de su Gobierno y los del combinado nacional. En octubre de 2012 se sometió a una cirugía por un cáncer de próstata, hecho del que se recuperó totalmente y que asumió con total transparencia, al punto de divulgar después su historia clínica actualizada. Santos está casado con María Clemencia Rodríguez, con quien tiene tres hijos: Martín, María Antonia y Esteban, de los cuales el primero decidió seguir los pasos de su padre y sirvió un año en el Ejército.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?