| 1/28/2014 7:00:00 AM

Ojo científico a las regalías

El médico Manuel Elkin Patarroyo encabezará un equipo de científicos que asesorará a la contralora Sandra Morelli en un ejercicio auditor sobre el uso de los recursos que la Ley de Regalías reserva para el impulso de la ciencia y la tecnología.

La idea es que la auditoría no se concentre únicamente en encontrar lunares, sino que vaya acompañada con recomendaciones concretas de los expertos para el impulso de programas que contribuyan a sacar a Colombia del rezago en este frente.

Expertos internacionales han decidido sumarse al esfuerzo. El primero que dijo “presente” fue Federico Mayol, ex director de la Unesco.

Patarroyo, que decidió no cobrar honorarios por sus servicios, dijo que confía en que en esta oportunidad se logre estructurar un proyecto que tenga mejor acogida que aquel preparado por la Comisión de Sabios durante el gobierno Gaviria Trujillo.

“Aquella comisión trabajó varias días con sus noches y no estuvo integrada solo por científicos, sino que de ella hizo parte nuestro Nobel Gabriel García Márquez. Sus recomendaciones, dirigidas a desatar una revolución en los campos de la ciencia y educación en Colombia, fueron echadas en saco roto”, le dijo Patarroyo a Dinero.com.

Patarroyo busca razones para quedarse en el país, después de que la justicia contenciosa administrativa ordenó el cierre de su centro experimental en Leticia, Amazonas, tras considerar que el científico es responsable de un “trafico” de monos que son utilizados para probar los avances de su vacuna contra la malaria.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, lo invitó a radicarse en el vecino país y le ofreció todo el apoyo estatal para darles vida útil a sus descubrimientos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?