| 10/20/2014 7:00:00 AM

Diez mil buses fuera de las calles ponen en aprietos a Bogotá

La orden de la Asociación de Pequeños Transportadores (Apetrans), a los conductores es no movilizar sus vehículos hasta el distrito solucione y atienda sus demandas.

La movilización de ciudadanos en 15 barrios de Bogotá sumada a la congestión que se ha generado en algunas estaciones de Transmilenio, son consecuencia del paro de pequeños transportadores donde participan 10.000 conductores de buses, busetas y colectivos asociados en Apetrans, que protestan por una serie de medidas impuestas por el Gobierno Distrital.

Miles de personas se han visto en serios aprietos para llegar a sus lugares de trabajo, estudio y demás, pues las rutas de transporte público se alzaron ante las medidas dictadas por la Alcaldía Mayor de Bogotá, que incluyen el nuevo pico y placa que saca de circulación a cerca de 1.700 vehículos de transporte público de las calles bogotanas a diario.

Hasta hace muy poco, la figura solo cobijaba a los vehículos privados, pero con el objetivo de aumentar e intensificar el uso de las rutas del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) y de disminuir el tráfico en las calles, la Secretaría de Movilidad adoptó esa medida.

En diálogo con Dinero, Alfoso Pérez, presidente de Apetrans, aseguró que las vías de hecho relacionadas con el bloqueo de carreteras y otro tipo de manifestaciones ilegales están prohibidas dentro de la jornada, pues la orden de apagar motores es clara y bastará para demostrar lo importante que son para la movilización de los ciudadanos.

Dentro de las demandas y quejas de los conductores también figuran los problemas relacionados con la chatarrización, con la que se quiere sacar de circulación a los buses más antiguos, otorgando un pequeño subsidio a su propietario para solventar la pérdida de su propiedad, lo que a juicio de los asociados no está funcionando bien y si causa desempleo y pobreza.

De acuerdo con el dirigente, los barrios más afectados por la decisión serán: Alfonso López, Juan Rey, La victoria, Suba Occidental, Usme y en general el resto del sur de la capital.

Otro aspecto que los transportistas citan para justificar la jornada de paro, consiste en el reciente decreto mediante el cual el distrito aumentó la tarifa para utilizar el Transmilenio y el SITP en $100, dejándolos por fuera del reajuste que de acuerdo con ellos también debía aplicarse a su servicio.

La Asociación de transportadores manifestó horas antes de iniciar la jornada de paro, que una vez el alcalde Gustavo Petro decida sentarse a dialogar con el sector, ellos reactivarán labores y seguirán prestando el servicio de transporte con normalidad.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?