| 5/13/2010 12:20:00 PM

¿Paro de ganaderos?

La semana entrante habría marchas promovidas por los comités de ganaderos, que protestan contra la firma del TLC con la Unión Europea. Se quejan por la entrada de leche y quesos a Colombia. Los negociadores colombianos ofrecen su versión.

El miércoles próximo habría una marcha pacífica convocada por varios comités de ganaderos del país, para protestar contra la negociación del TLC con Europa. La molestia en el gremio es grande. “Vamos a hacer todo o que sea necesario dentro de la legalidad desde ahora hasta la aprobación del tratado”, dijo el presidente de la agremiación de ganaderos, Fedegán, José Félix Lafaurie, refiriéndose a lo que planean para conseguir que se renegocie el tema lácteo en los textos del tratado de libre comercio con la Unión Europea.

Los ganaderos de leche encuentran que en quesos y leche en polvo los productos europeos que son altamente subsidiados, podrían entrar al país en condiciones que pondrían en riesgo la estabilidad financiera de sus negocios de los cuales, según el gremio, derivan ingresos 400.000 familias.

El presidente gremial aclaró que su solicitud no es extemporánea como podría parecer. No se trata de una queja sobre el resultado de la negociación, sino sobre la negociación misma. “El ministerio de Comercio tenías claras líneas rojas en el tema”, dijo Lafaurie, para indicar que los negociadores tenían claro que ese tema era no negociable. “Una madrugada del lunes cuando se cerró la negociación, lo negociaron de espaldas al Presidente y al ministro de Agricultura”, añadió.

Le atribuyó esa acción a la intención de los negociadores de terminar pronto con la discusión del TLC. “A la gente le gusta tomarse una foto”, dijo para ilustrar el punto. Añadió que el acuerdo solo se conoció tres días después, cuando los negociadores habían regresado a Bogotá y que hasta ese momento no lo conocían ni en el ministerio de Agricultura.

Por su parte, el negociador colombiano Santiago Pardo aclaró que la definición final en el tema de lácteos la estableció el equipo negociador del gobierno con el conocimiento pleno del Presidente y del ministro de Agricultura. “Era un tema que se había dejado pendiente y se llegó a una solución que es buena para los productores de lácteos”, dijo.

Una parte de la solución, explica, estuvo en que las ventas de queso y leche europeas no podrán recibir subsidios a las exportaciones. De otra parte, el proceso de desgravación de los aranceles que están en 98% se hace en un término de 15 años y se establecen unas cuotas que entran con arancel mínimo. Los contingentes que pueden entrar con aranceles mínimos, dice el negociador, no superan el 5% del consumo nacional. De esta forma, señala, solo aumenta la competencia, pero no se arrasa con los productores nacionales.

A tiempo
Por su parte, José Félix Lafaurie considera que una renegociación es posible todavía. Cita el caso de los negociadores centroamericanos que se levantaron de la mesa de negociación con la Unión recientemente. Le parece que demorar la firma no es grave. “Llevamos cuatro años con el TLC con Estados Unidos”, afirmó. Y señala que prefiere llamar la atención sobre el tema ahora y no el 20 de julio de 2011.

Una restricción para-arancelaria a la entrada de quesos o de leche en polvo europeos - como podría ser una restricción sanitaria -, parece una opción completamente descabellada “¿Cómo le diría usted a un jugador internacional francés que sus quesos camembert no cumplen con los estándares para entrar a Colombia?”, se pregunta el dirigente gremial.

No obstante, fuentes cercanas a la negociación del TLC con la Unión Europea, señalaron que el objetivo principal de Colombia era el de conseguir la entrada para productos como café, aceite de palma, azúcar, banano y flores. En ese sentido, dijo, había que sacrificar en algo otros sectores.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?