| 5/9/2014 12:00:00 PM

"Falta voluntad" del Gobierno para negociar fin del paro

Uno de los líderes de los campesinos que iniciaron la semana pasada un paro en Colombia, criticó al gobierno por no atender las demandas de mayores ayudas para palear la competencia que enfrentan tras la aprobación de varios TLC.

"El gobierno no tiene voluntad política para negociar", dijo César Pachón, uno de los líderes campesinos que impulsan la movilización, que se realiza cuando faltan un poco más dos semanas para las elecciones del 25 de mayo, comicios en los cuales el mandatario, Juan Manuel Santos, aspira a la reelección.

Pachón, que representa al movimiento Dignidad Agropecuaria señaló que uno de los topes de la negociación es la falta de confianza en el ejecutivo, ya que afirma que no se han cumplido los acuerdos logrados en septiembre pasado, tras varias semanas de manifestaciones que dejaron varios muertos y decenas de heridos.

El agro comenzó el 28 de abril un paro nacional para demandar mejoras para el sector, que los campesinos afirman que ha sido duramente golpeado por los Tratados de Libre Comercio (TLC) firmados por Colombia, principalmente con Estados Unidos y Europa. En la mesa de negociación también se discute el acceso al crédito, la condonación de deudas, el control de los precios de los insumos y las demandas del agro de protección medioambiental mediante un mayor control al sector minero.

Pachón destacó que a diferencia del paro de septiembre, esta movilización ha transcurrido de forma pacífica y no se han bloqueado las vías.

Por su parte, el Ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Rubén Darío Lizarralde, quien se reunirá hoy viernes con Pachón, dijo que la disposición del Gobierno para continuar dialogando es total. Se "ha estado escuchando todo el tiempo, llegando a acuerdos y avanzado con ellos", señaló la autoridad en un comunicado.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?