| 7/11/2017 11:53:00 AM

Colombia solo tiene que seguir implementando sus reformas: Ocde

Daniel Blume, analista de políticas de gobierno corporativo de América Latina de la Ocde, señaló que lo único que tiene que hacer Colombia ahora es seguir implementado las reformas que adoptó para mejorar el gobierno corporativo.

Daniel Blume destacó que un año después de que Colombia ingresara al Comité de Gobierno Corporativo de la Ocde, el país ha avanzado con medidas como la implementación de una dirección que se encarga de la mayoría de las empresas estatales, la implementación del Código País y la más reciente aprobación de la Ley de Conglomerados.

Para el analista, lo único que debe hacer ahora el país es continuar la implementación de dichas modificaciones para garantizar las mejores prácticas de gobierno corporativo, que además están en línea con las recomendaciones de la Ocde.

Por ejemplo, la Ley de Conglomerados Financieros sería sancionada por el presidente de la República en agosto cuando se logre el texto de conciliación de lo aprobado en el Congreso. A partir de ese momento, se contarán seis meses para la reglamentación e implementación de la misma.

Blume también señaló que Colombia enfrenta retos importantes con una disminución gradual del número de compañías listadas, mientras que la propiedad de empresas está concentrada en conglomerados que dominan la economía.

Sin embargo, la Superfinanciera ha endurecido correctamente sus controles y revisó el Código País para garantizar el buen funcionamiento de la economía. Además, los requerimientos legales y el Código País cumplen con los principios del G20 y la Ocde, con respecto a los grupos empresariales, inversionistas y juntas directivas.

Recomendado: Las principales recomendaciones de la Ocde para el desarrollo de Colombia

En ese sentido, Blume señaló que el reto del país ahora será seguir buscando las medidas necesarias para hacer un mercado más favorable a las empresas que buscan crecimiento en el país.

Por otro lado, el analista señaló que la recomendación principal para el Código País es reducir el número de directores alternos, aumentar el uso de evaluaciones a las juntas directivas, disminuir las posibilidades de que los miembros de juntas se repitan en empresas y una fuerte relación entre los salarios y el cargo que ocupan en la junta directiva.

“Pese a que se han hecho reformas necesarias, el trabajo no está hecho por completo. Falta trabajo de regulación para garantizar que las empresas estatales compitan con las privadas en las mismas condiciones y con juntas directivas efectivas”, advirtió el analista.

Por su parte el director general de Participaciones Estatales del Ministerio de Hacienda, Camilo Barco, recordó que además de acumular la dirección de todas las empresas estatales bajo su entidad e iniciar el retiro progresivo de los miembros del Gobierno en las juntas directivas del mismo, el decreto 1768 permitirá la transferencia de participaciones del Gobierno en empresas, que sean inferiores al 10% y no sean activos estratégicos, al Cisa (Central de Inversiones) que se encargará de desinvertir las mismas.

Y finalmente, el superintendente financiero, Jorge Castaño, aseguró que “esta no es una tarea en la que podamos pensar que ya cumplimos. Por el contrario, la Superintendencia debe seguir trabajando en la regulación y reglamentación para mejorar las prácticas de gobierno corporativo y brindar seguridad y transparencia en el mercado”.

En ese sentido, Castaño agregó que lo que viene ahora en temas de gobierno corporativo son mejoras en el Código País, implementar el voto electrónico, actualizar la regulación de revisoría fiscal, crear la regulación y prepararse para los nuevos emisores sin personalidad jurídica con los Project Finance y seguir la integración del mercado de la Alianza del Pacífico.

Lea también: El Gobierno hace la cuenta regresiva para entrar a la Ocde

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 524

PORTADA

Así es el mercado de los bufetes de abogados en Colombia

En un año que no resulta fácil para la economía, la actividad de las firmas legales está más dinámica que nunca. Los bufetes de abogados se juegan el todo por el todo.