| 11/7/2008 12:00:00 AM

Obama. Las implicaciones para Colombia

Llegó la hora de aterrizar los discursos de campaña. La pregunta es si el nuevo Presidente de Estados Unidos seguirá una línea dura frente al libre comercio.

Cuando todavía continúan las celebraciones tras el triunfo del Partido Demócrata, que no solo obtuvo la Presidencia de Estados Unidos, sino que logró una amplia mayoría en el Congreso, los analistas vuelven a examinar el discurso preelectoral, y hacen sus cábalas sobre los matices que tendrá la política del presidente Barack Obama, frente a su discurso como candidato.

Uno de los temas que más afecta a Colombia es el que tiene que ver con su política comercial. En campaña, Obama llegó incluso a proponer una revisión del tratado de libre comercio (TLC) entre Estados Unidos, México y Canadá (Nafta, por sus siglas en inglés) firmado hace casi 15 años, para incluirle nuevos estándares laborales y medioambientales; y se opuso a los TLC con Colombia y Corea del Sur.

Además, anunció que fortalecería todas las medidas de monitoreo de las exportaciones chinas, y en general de aquellas que estuvieran afectando la producción nacional por estar incurriendo en prácticas desleales de comercio.

La pregunta ahora es qué tan proteccionista será Obama como presidente. "Hay un interrogante y es si Obama va a ser como Clinton, juicioso en el tema fiscal pero con más énfasis en lo social, o si va a estar a la izquierda de Clinton, lo que llevaría a desmontes masivos de los incentivos a la inversión y a una política proteccionista anticomercio", afirma Hernando José Gómez, presidente del Consejo Privado de Competitividad. "El primero sería muy bueno para el mundo, el segundo podría perpetuar una recesión mundial al ser antinegocios cuando lo que más se necesita es la confianza de los capitalistas para que reinicien sus procesos de inversión", concluye.

Para Marcel Tangarife, socio de la firma de consultoría en derecho Tangarife Torres y Asociados, si bien Obama puede optar por una política proteccionista "no es fácil implementar una política de esta naturaleza para un país históricamente exportador e importador".

Obama ha estado muy alineado con los sindicatos, y se espera que endurezca su posición en torno al cumplimiento de las leyes laborales y de la protección a los sindicalistas por parte de sus socios comerciales. De hecho, este es uno de los puntos álgidos para la aprobación del TLC con Colombia. "Es indudable que va a priorizar el tema de los derechos humanos en su agenda, y eso afectaría el TLC con Colombia", explica Javier Díaz, presidente de Analdex. Sin embargo, considera que Obama podría pedirle al Congreso de su país que vote el TLC antes de asumir la presidencia.

La ventaja que tiene el nuevo Presidente de Estados Unidos frente a su antecesor, es que cuenta con las mayorías en el Congreso, lo que alineará al ejecutivo y al legislativo en torno a una misma política. Pero esto podría ser riesgoso para el país, porque no habrá ni balance ni control entre los dos poderes.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?