| 12/1/2010 3:00:00 PM

“¡O cambiamos al fútbol o se nos acaba el fútbol!”,

Le vamos a poner ‘tate-quieto’ a cualquier tipo de asociación macabra entre delincuentes y clubes deportivos dijo el Presidente Juan Manuel Santos.

“¡Le vamos a poner ‘tate-quieto’ a cualquier tipo de asociación macabra entre delincuentes y clubes deportivos!”, dijo este miércoles el Presidente Juan Manuel Santos, al intervenir en el acto de premiación del ‘Deportista del Año: El Espectador 50 años’.


El Mandatario hizo este pronunciamiento ante las “recientes revelaciones sobre vínculos entre narcotraficantes y paramilitares con algunos clubes de fútbol”.


“Que quede claro que esto no va a ser una cacería de brujas, porque sabemos que la mayoría de dirigentes y promotores del deporte son personas de bien, y así lo he dicho a los directivos del fútbol con quienes me reuní para tratar este problema”, dijo el Jefe de Estado.


Reiteró que lo que se quiere es “eliminar cualquier posibilidad de manzanas podridas que estén enquistadas en este deporte”.


El Presidente consideró que este tema no es nuevo y que, de ser cierto todo lo que se ha dicho sobre vínculos entre narcotraficantes y paramilitares con algunos clubes de fútbol”, “causa repugnancia”.


¡O cambiamos al fútbol o se nos acaba el fútbol!”, reiteró el Jefe de Estado.


Ante los participantes en la ceremonia de premiación del Deportista del Año, el Jefe de Estado ofreció todo el apoyo de su Gobierno en el propósito de que Colombia tenga el fútbol de alta calidad que se merece.


El Mandatario planteó la posibilidad de organizar una jornada de los Acuerdos para la Prosperidad que trate exclusivamente el tema del fútbol, debata sus problemáticas y busque soluciones que conduzcan por un nuevo rumbo a esta actividad deportiva en Colombia.

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?