| 3/13/2014 11:00:00 AM

Bajan trabas para exportar a Ecuador

El país vecino cambió las reglas de juego para los exportadores colombianos incluyendo nuevos reglamentos técnicos.

Después de las tres reuniones bilaterales que ha sostenido este año el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo con el Gobierno de Ecuador, para lograr contrarrestar los efectos de los reglamentos técnicos que ha expedido ese país y que le han cambiado las reglas de juego a los exportadores, los resultados ya se empezaron a evidenciar.

Las exportaciones colombianas quedaron excluidas de presentar la certificación por lote
, y ahora esa certificación tendrá validez por un año “cualquiera sea su frecuencia y cantidad”. Las autoridades de ese país aclararon que para el caso colombiano se aplica la Decisión 506 de la Comunidad Andina, con la cual se cobija a los países miembros de la CAN.

“Esto pone a los exportadores colombianos y andinos en ventaja frente otros países del mundo”, dijo el ministro de Comercio, Industria y Turismo, Santiago Rojas Arroyo.

Ecuador reconocerá el sello de calidad por producto, de todos los organismos de certificación acreditados por el Organismo Nacional de Acreditación de Colombia (ONAC). Por otro lado, se está trabajando con esta entidad para implementar un plan de choque para empezar a acreditar a los certificadores en las nuevas normas técnicas ecuatorianas.

Mientras tanto, el Gobierno del vecino país manifestó que aceptaría que el propio exportador certifique el cumplimiento de las normas, apoyándose en los laboratorios para demostrar la conformidad de su producto.

Colombia le había aclarado a las autoridades en ese país en reuniones pasadas que, tanto la Decisión 506, así como el Acuerdo de Reconocimiento Mutuo firmado en 1997 y ratificado en 2012, serían interpretados y aplicados de la misma forma como lo está haciendo Ecuador.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?