| 11/19/2011 7:30:00 AM

Nueva TV: cinco grandes transformaciones

La llegada de servicios que permiten ver series y películas en línea en televisores, computadores o teléfonos móviles no hará que la televisión actual desaparezca, pero sí que se transforme. Alcatel-Lucent identifica las principales características de la nueva TV.

Desde hace ya algún tiempo que el video se tomó el mundo. En YouTube, el principal sitios de videos en Internet, se reproducen diariamente 3.000 millones de videos y cada minuto se suben 48 horas de nuevo material. Ese, no obstante, es solo el comienzo: la verdadera transformación en la forma en que las personas se informan y se entretienen apenas empieza.

Y es que una cosa son los videos cortos con calidad dispar que un usuario promedio comparte en Internet y otra, el auge de empresas que permiten acceder a contenidos muchos más largos y de mejor calidad.

Para José Ignacio Quintero, gerente de Soluciones de Alcatel-Lucent, el auge de servicios que permiten ver en línea series o películas completas en televisores, computadores, tablets y teléfonos móviles, no solo producirá cambios en los hábitos de consumo de entretenimiento de las personas, también transformará a los operadores actuales, creará nuevos modelos de negocios y modificará la forma en que se contrata este tipo de servicios.

Estas son las cinco grandes transformaciones que veremos en la televisión en los próximos años:

1. TV en línea. La TV será por Internet. Se calcula que en algún momento entre el 2015 y el 2018 los usuarios verán más películas y series en el computador (online) que en el televisor (cable, antena o sistemas tradicionales). Ante esta situación, el ritmo al que hoy están creciendo las velocidades de Internet no será suficiente. El primer gran avance que traerá la ‘nueva TV’ es un acelerado aumento de las velocidades de conexión (tanto de lo que ofrecen los operadores como lo que contratan los usuarios). Ver en línea una película completa demanda tener un buen rendimiento de la red, pero la exigencia aumenta a proporciones inimaginables cuando se tienen 10 mil, 100 mil o un millón de usuarios intentando acceder a la misma película al mismo tiempo. Lo que hay que tener en cuenta es que por cada 100 mil usuarios suscritos a un servicio y que puedan ver una película al mismo tiempo se debe tener 1.000 veces la capacidad que ocupa la película, de esta manera se asegura una buena experiencia viéndola.

2. Nuevas redes. El video se convertirá en el gran acelerador para que los operadores emprendan profundas transformaciones y modernizaciones de sus redes. Ampliar la capacidad de su infraestructura actual o adecuarse a nuevos sistemas que optimizan el funcionamiento de la red (como es el caso de los operadores móviles con LTE) es una evolución lógica que seguirán

3. Todos los operadores tarde o temprano. Sin embargo, no solo se trata de crecer y crecer la red, sino también de entregar inteligentemente el contenido, siendo capaz de adaptarse a las preferencias y requerimientos de cada usuario y asegurando conceptos como el de Multiscreen, es decir, que el contenido se pueda ver en múltiples pantallas o plataformas.

4. El usuario será el programador.
En la televisión normal ya no habrá una parrilla de programación general o paquetes de canales que se puedan contratar. En adelante, la programación la hará el usuario, que será el encargado de decidir qué películas quiere que le transmita el operador. Para que este modelo funcione, el sistema que seleccione el operador deberá ser lo suficientemente robusto e ‘inteligente’ para identificar gustos, preferencias y consumos reales, información que servirá para que el operador optimice el manejo de su red.

5. Volverá el pago por consumo.
Los servicios de Internet que permiten ver películas completas en diferentes dispositivos son los que más tráfico ocupan actualmente en la red (incluso hay uno que ocupa él solo el 30% del tráfico actual, superando la navegación que se hace en casi todos los sitios, páginas y blogs existentes en el mundo). Además de ajustarse a la carga que este tipo de sitios genera en sus redes, los operadores tendrán que crear nuevos modelos de negocios que les permitan sus sostenibilidad. Es así como se pasará del actual modelo en que el usuario paga una tarifa plana y consume ‘todo lo que puede usar por ese pago’ al viejo modelo conocido de pagar por lo que se consume.

6. La calidad hará la diferencia. En el nuevo escenario no habrá mayor diferencia en el contenido que ofrezca uno u otro operador y con el modelo de pagar por lo que se consume, ese tampoco debería el factor de decisión por parte de un usuario. En adelante será la calidad del servicio la que verdaderamente marque la diferencia, pues quedarán en evidencia los proveedores que no pueden ofrecer una buena capacidad. El proveedor de acceso, el que llega al cliente final, tiene la responsabilidad de la calidad y deberá asumirla. Su reto será mejorar el servicio de ultima milla y para ello tendrá que tener una muy buena capacidad de red.




¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?