| 3/7/2012 7:00:00 AM

Norman Muñoz fue designado nuevo viceministro de Protección Social

Dinero.com conoció que si bien su nombramiento no ha sido oficializado, Norman Julio Muñoz aspira a convertirse en el nuevo viceministro, en lugar de Paula Acosta, quien continúa en el Ministerio hasta que se dé la posesión.

Con la división del Ministerio de la Protección Social, que dio lugar a las carteras de Salud y de Trabajo, se eliminaron los tres viceministerios que había (Técnico, Salud y Relaciones Laborales).

Para el caso del Ministerio de Salud, se crearon dos viceministerios: el de Salud y Prestación de Servicios y el de Protección Social, que vienen siendo dirigidos por Carlos Mario Ramírez y Paula Acosta, respectivamente.

El odontólogo Carlos Ramírez venía siendo el asesor del despacho del Viceministerio de Salud en temas de régimen subsidiado, prestación de servicios de salud y situación hospitalaria, y fue además presidente del Consejo de Juegos de Suerte y Azar.

Entre tanto, a comienzos de 2011, Paula Ximena Acosta fue nombrada viceministra de Salud por el ex ministro Mauricio Santamaría.

Un año después de su nombramiento, se despide del cargo y el presidente de la República, Juan Manuel Santos, designó a Norman Julio Muñoz en su reemplazo.

Norman Julio Muñoz es administrador público con mágister en economía y viene desempeñándose como director administrativo de fondos del Viceministerio de Protección Social.

Anteriormente fue director general de financiamiento del Viceministerio Técnico, asesor nacional del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (Pnud) y consultor de la Corporación Financiera Internacional.

También fue asesor del Centro Nacional de Consultoría y ocupó varios cargos en el Departamento Nacional de Planeación. Incluso, fue consultor de la Superintendencia Nacional de Salud y del Instituto Nacional de Salud.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?