| 2/3/2017 5:12:00 PM

Bananeros aceptan que financiaron las 'Convivir’ pero niegan nexos con los paras

Augura negó la relación de los empresarios con los ‘paras’ pero aceptó el apoyo financiero a las ‘Convivir’, unas cooperativas de seguridad y vigilancia privada liderada por terratenientes que contaban con el aval del Estado pero que se salieron de control y derivaron en paramilitarismo.

Luego de que la Fiscalía General de la Nación declara como delito de lesa humanidad la financiación de empresas de ese sector a grupos paramilitares en Colombia, la Asociación de Bananeros (Augura) salió en defensa del cuestionado gremio.  

Augura argumenta que, “bajo la presión social y la urgencia de acciones que permitieran salir de la crisis”, los empresarios bananeros se vieron “prácticamente obligados a hacer aportes a las ‘Convivir’”.

Los representantes del gremio se escudan diciendo que en el período en el que realizaron los aportes,  que permitieron “apoyar la compra de equipos y herramientas para las labores de vigilancia”, las “Convivir estaban legalmente constituidas y vigiladas por la Superintendencia de Vigilancia y Seguridad Privada”.

También le puede interesar: Empresarios y sindicato de sector bananero firman acuerdo laboral

“Dichos aportes están debidamente documentados, mediante el debido proceso de contabilidad y auditoría, pues se hicieron bajo el marco de la ley y ante los ojos de las autoridades. Una vez fueron desactivadas retiramos nuestra participación en las mismas”, explicaron por medio de un comunicado de prensa.

Estas (las ‘Convivir‘), según Augura, fueron "organizaciones creadas, fomentadas y apoyadas por los gobiernos local, regional y nacional, e incluso por organizaciones internacionales como la ONU y la OEA, que vieron con buenos ojos la creación de una red de vigilancia que permitiera combatir a todos los actores armados ilegales que azotaban la región".

“Si en algún momento estos aportes fueron desviados hacia grupos armados ilegales, no puede endilgarse la responsabilidad de estos hechos a los empresarios que de buena fe, aportaron recursos para una estrategia creada y supervisada por las autoridades”, argumentan.

Vea también: La alternativa frente al modelo fallido que promoverán las Farc

La asociación no solo niega la relación de las bananeras con el paramilitarismo, sino que también se declarara víctima de la violencia que aún azota a la región del Urabá, en el departamento de Antioquia.

“Afirmar equivocadamente que los bananeros colombianos patrocinan a los paramilitares pone en riesgo no solamente a los más de 22.000 empleos directos, a los más de 120.000 indirectos y a la economía de toda una región, sino que además genera un gran daño al comercio exterior en Colombia”, agregaron.

Finalmente, la asociación manifestó que respeta la decisión de la Fiscalía General de la Nación y dijo que se mantendrá al tanto de “las investigaciones adelantadas logren establecer realmente las verdaderas responsabilidades sobre la financiación de los grupos armados ilegales”.

Delito de lesa humanidad

La decisión de declarar el presunto apoyo de las bananeras a los ‘paras’ como un delito de lesa humanidad, se tomó después de conocerse los detalles de la versión libre rendida por Raúl Emilio Hasbún Mendoza, excomandante del extinto Frente Arlex Hurtado de las Autodefensas Unidas de Colombia.

En la versión libre, según lo comunicó la Fiscalía, Hasbún hace señalamientos directos y revela nombres de empresarios bananeros de la zona de Urabá que presuntamente financiaron el grupo paramilitar entre los años 1996 y 2004.

Lea también: Timochenko será ratificado como jefe de las Farc

“Los bananeros de la época, al parecer, aportaron para el sostenimiento del grupo paramilitar una importante suma de dinero que terminó llegando a manos de los armados ilegales a través de las denominadas ‘Convivir‘, cuando estas eran legales, y posteriormente de cooperativas de seguridad”, explica la Fiscalía.

Una de las pruebas que se tiene en contra de las bananeras corresponde a un hecho ocurrido el día 7 de noviembre de 2001, cuando en la terminal de carga del puerto de Urabá y de propiedad de una comercializadora frutícola (Banadex), se descargaron y almacenaron armas durante cuatro días.

Allí se hallaron 3.400 fusiles AK 47, además de cuatro millones de cartuchos 7.65, cargamento de armas y municiones que venía desde Nicaragua a bordo del barco Otterloo de bandera panameña.

Un pasado oscuro

Vale la pena recordar que en marzo de 2008, el excomandante del Bloque Bananero de las AUC, Ever Veloza García, alias ‘H.H’, reconoció que la ‘Convivir Papagayo’ fue conformada para recibir el pago de dineros de las empresas bananeras y otros sectores económicos de Antioquia para las autodefensas.

En su declaración, señaló también que los radios utilizados por esta ‘Convivir’ eran utilizados para alertar sobre la presencia de las tropas oficiales o de personas sospechosas en los sectores donde operaban

El líder paramilitar declaró en ese momento que por esos días varios desmovilizados habían recibido presiones de abogados para que se abstuvieran de mencionar en las versiones libres al exjefe de las AUC en esa zona, Pedro Hazbun.

También lo invitamos a leer: Excombatientes de Farc y Ejército ahora están unidos por el emprendimiento

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 524

PORTADA

Así es el mercado de los bufetes de abogados en Colombia

En un año que no resulta fácil para la economía, la actividad de las firmas legales está más dinámica que nunca. Los bufetes de abogados se juegan el todo por el todo.