| 7/9/2013 11:00:00 AM

Nariño y Cauca buscan la luz

Alcaldes de municipios de Nariño y Cauca, trabajarán junto con el IPSE por el servicio de energía para sus comunidades. Gobernación de Nariño apoyará las iniciativas.

En un evento liderado por el Instituto de Planificación y Promoción de Soluciones Energéticas para las Zonas No Interconectadas - IPSE, alcaldes de la Costa Pacífica de Nariño y del Cauca tuvieron la oportunidad de plantear las necesidades energéticas de sus localidades.

"Invertir recursos en proyectos energéticos es dejarle un legado muy importante a nuestras comunidades y aportar al desarrollo de nuestra región" así lo afirmó Marín Suárez Rodríguez, Alcalde del municipio de Santa Bárbara de Iscuandé, Nariño.

Otras comunidades beneficiadas con la suscripción de acuerdos en la Mesa de Diálogo: "Estrategia de Energización para Cauca y Nariño " son Timbiquí (Cauca), Francisco Pizarro - Salahonda, Mosquera, San Andrés de Tumaco, Roberto Payán y El Charco (Nariño).

Como resultado de esta mesa de diálogo, el Ministerio de Minas y Energía, el IPSE y los alcaldes o sus delegados suscribieron 15 compromisos, y para lograr su cumplimiento deberán trabajar conjuntamente con el fin de llevar soluciones energéticas a estas comunidades.

Entre los acuerdos se cuentan la realización de diseños y la estructuración de proyectos para zonas rurales así como la radicación de los mismos en el IPSE para que esta entidad los viabilice.

De esta manera, el Gobierno Nacional y las entidades territoriales lograron conocer de primera mano las necesidades energéticas de las localidades que contaron con representación en este evento, y así priorizar los proyectos para comunidades que no tienen acceso a este servicio o en las que se presta en forma deficiente, principalmente a través de redes de conexión o con el uso de fuentes no convencionales -FNCE.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?