| 7/20/2013 10:00:00 AM

Nairo, pedal a pedal conquista el Tour de Francia

Nairo Quintana, se impuso este sábado en la penúltima etapa del Tour de Francia 2013 con final en el puerto de categoría especial de Annecy-Samnoz.

Quintana llegó al último kilómetro junto al líder Chris Froome y el español Purito Rodríguez, y se impuso con una mayor punta de velocidad en los últimos metros de ascensión.

El boyacense logra además, con este triunfo, consolidarse en cabeza en las clasificaciones de la montaña y de mejor joven en su año de debut en el Tour de Francia.

A muchos colombianos les trajo memorias de otras victorias en la etapa de Alpe d´Huez por parte de Lucho Herrera, el que fuera el más destacado de los llamados "escarabajos", los escaladores de esa nación sudamericana que tanto dieron de qué hablar en el ciclismo mundial durante la década de 1980.

El diario español El País tituló el 14 de julio "El Tour son ellos" refiriéndose al duelo entre Froome y Quintana en una de las etapas.

Con sólo 23 años, el joven oriundo del departamento colombiano de Boyacá, tradicional cuna de ciclistas en ese país, tiene detrás de sí una corta historia de éxito y los ojos de los directivos puestos sobre él.

"Existe mucha alegría y mucha satisfacción pero no es tan sorpresivo porque siempre demostró mucho talento. Tenía otros muy buenos resultados que hacían pensar en que este primer Tour de Francia podría iniciar por la camiseta blanca. Tal vez no con el despliegue con el que lo está haciendo, pero eso demuestra sobre todo su gran futuro", explicó a BBC Mundo, el periodista deportivo colombiano Héctor Urrego.

Sus orígenes
De niño enfermizo y originario de Cómbita, un pequeño municipio a 3000 metros de altitud, Quintana inició su historia con la bicicleta viajando en ella casi 40 kilómetros de curvas y pendientes todos los días para asistir a la escuela.

Sin embargo, en declaraciones a la prensa ha insistido en que no le gusta que "por ser colombiano y andino la gente piense que éramos muy pobres".

Quintana asegura haber tenido una infancia sencilla, en la que no tenía para darse lujos y en la que la invalidez de su padre lo enseño "a luchar". 

En 2009, sin siquiera terminar el colegio, el director de un equipo regional de tercera división le ofreció su primer contrato y participó en pruebas europeas: fue considerado el mejor sub 23 de la Vuelta a la Comunidad de Madrid y quedó séptimo en la Subida a Urkiola a 36 segundos del ganador.

En 2010, con apenas 20 años, conquistó el Tour del Porvenir, una prestigiosa carrera francesa para menores de 25 años.

Su paso a segunda división lo llevó a otras carreras europeas y finalmente saltó al ciclismo de primer nivel en 2012 con el equipo español Movistar. En abril ya obtuvo su mayor triunfo, la Vuelta al País Vasco.

De ahí su selección para participar en la edición 100 del Tour de Francia fue un paso lógico.

Se esperaba que luchara por la camiseta del mejor joven del Tour y que actuaría como segundo a bordo del líder de su equipo, Alejandro Valverde. Sus resultados parecen sobrepasar los objetivos.

Sin embargo, Quintana no pierde el piso y continúa declarando simplemente que su "objetivo es acabar entre los 10 primeros y mejor joven".

Un proceso
A pesar de la euforia desbordada en algunos medios, de sus fanáticos -y de su familia y vecinos que se reunieron a verlo a las 8 de la mañana en la plaza principal de su natal Cómbita- los analistas creen que es muy pronto para echar las campanas al vuelo.

"Ese muchacho apenas ha cumplido sus 23 años. Quintana va como dos o tres años adelante", explica Urrego quien asegura que para comenzar a rendir en ciclismo internacional la edad ideal va de los 25 a los 27.

Para el experto, los resultados de Quintana son parte de una tradición nacional y un proceso que siguen los jóvenes ciclistas en Colombia, gracias a una serie de carreras juveniles.

"Les brinda la oportunidad de mostrarse, de aprender a correr, de tener patrocinadores, de aprender el oficio", dice.

Incluso un nuevo equipo profesional colombiano volvió a participar este año en el Giro de Italia, una de las tres grandes carreras del ciclismo mundial.

Por ello, Urrego insiste en Quintana no es el único, ni está sólo. Como él hay una generación de ciclistas que mantienen las esperanzas del país de obtener un gran título.

"A futuro Colombia cuenta con una generación en la cual está Quintana, Urán, Betancourt, Henao... que son corredores con los cuales Colombia puede pretender ganar una de estas grandes carreras. Seguramente será en dos o tres años".

"Habrá que tener paciencia suficiente para esperar pero esta generación ciclistica ha demostrado que tiene esa posibilidad", concluye Urrego.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?