| 7/18/2015 5:00:00 AM

Un emprendedor combate "los entornos urbanos que están completamente deteriorados por el vandalismo”

Un emprendedor se dio a la tarea de combatir la contaminación visual de las ciudades con murales artísticos, su propósito es mejorar el entorno social de las comunidades y crear conciencia sobre el impacto económico que tiene este fenómeno en las finanzas públicas.

Murarte es una iniciativa que busca  “cambiar los entornos urbanos que están completamente deteriorados por el vandalismo, la publicidad exterior no autorizada y los rayones”,  explicó Diego Delgado, creador de esta iniciativa que es apoyada financieramente por compañías privadas.

El directivo, quien a su vez preside la compañía Innovación País, adelantó en una entrevista con Dinero que en los próximos cinco años realizarán 450 intervenciones artísticas por un valor total de $20.000 millones en ciudades como Bogotá, Medellín, Pereira, Neiva, Villavicencio, Barranquilla y Cartagena.

Cali será escenario de la próxima actividad de Murarte, que prevé destinar $1.200.000.000 para intervenir las calles más deterioradas de esa ciudad con fotografías, grafitis y otros trabajos artísticos que exaltan la riqueza cultural colombiana.

Uno de los atractivos de esta iniciativa es que las comunidades beneficiadas tendrán acceso internet en un rango de 150 metros a la redonda, gracias al apoyo de la compañía española Telefónica.

Adicionalmente, se ha dispuesto una red de cámaras de seguridad para garantizar las conservaciones de los murales, mientras que la limpieza de los mismos dependerá de una organización que contrata mujeres cabeza de familia mayoritariamente.



Más de 11.000 afiches, pendones y avisos son desmontados mensualmente en las ciudades colombianas.  La limpieza de este tipo de contaminación, según cálculos de Innovación País, podría costarle hasta $600.000.000 anualmente a la nación.  

Y agrega que, si por medio de Murarte, se realizarán intervenciones mensuales de 10.000 metros, Colombia podría ahorrar $3.000.000.000 en los próximos cinco años.

Delgado considera que el sector privado debe demostrar aún más su compromiso con lo público, ya que “el consumidor de hoy quiere ver que sus marcas realicen acciones por el medio ambiente, por él y su comunidad”.

 Las empresas “no solo deben poner un vaya y vender el producto de mejor calidad”, expresó el directivo, quien considera que “el tema de la responsabilidad social se volvió un discurso” que tiene empezar a traducirse en acciones reales.

Finalmente, el empresario consideró que el deterioro visual de los muros genera una fuerte percepción de inseguridad, ya que en la mayoría de estos sitios, en donde reina el “caos”, también prolifera “la criminalidad”.

Delgado se basó en la teoría psicosocial de ‘los vidrios rotos’ para asegurar que estas intervenciones  artísticas en el entorno provocan un cambio positivo en la mentalidad de las comunidades, que a su vez empiezan a sentir apropiación de las obras.

“No solo vamos exhibir la cultura del país sino también internacional, de pronto nos inventamos traer toda la historia de Vincent van Gogh o de Picasso para que la ciudadanía las conozca”, concluyó el emprendedor.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?