| 3/30/2010 5:00:00 AM

Mucho cuidado al comprar y consumir pescado

Teniendo en cuenta el aumento en el consumo de alimentos de mar que se presenta por estos días en la ciudad, las autoridades de salud hacen a la ciudadanía una serie de recomendaciones para tener en cuenta cuando se compren estos productos alimenticios.

El objetivo principal es prevenir posibles intoxicaciones alimentarias originadas por productos de pesca en estado de descomposición o por mala refrigeración, a través de recomendaciones dirigidas a la comunidad cuando se compren, se transporten y se preparen estos productos.

Los compradores y consumidores deben asegurar que las condiciones de almacenamiento del producto sean en las temperaturas de refrigeración adecuadas de (0° a 4°C), al igual que las condiciones de limpieza de los sitios destinados para tal fin como góndolas de refrigeración y congeladores.

Recomendaciones

No compre pescado, productos de mar como mariscos, camarones, ni productos enlatados en lugares desconocidos.
No compre pescado en vehículos que transportan alimentos que no cumplan con los requerimientos sanitarios, verifique principalmente que cuente con un sistema de refrigeración.
La calidad del pescado fresco se reconoce su olor. No puede ser fuerte ni desagradable
Los ojos deben ocupar todas las cavidades orbitarias, brillantes y salientes.
El iris no debe estar manchado de rojo.
Las branquias o agallas deben ser brillantes y rojas.
La carne debe ser resistente a la presión, característica que evalúa firmeza y rigidez del producto.
Las escamas son brillantes, bien unidas entre si y adheridas fuertemente. No debe haber viscosidad. Las aletas deben estar húmedas y generalmente intactas.
Las vísceras son limpias y perfectamente diferenciadas.
No debe tener ningún tipo de humedad.

 

Pescado Seco

El color debe ser amarillo uniforme. No lo compre si tiene manchas rojizas.
Al tacto el pescado debe tener una consistencia dura. El sabor debe ser salado.
No debe presentar olor parecido al amoniaco.


Pescado congelado y enlatados

El pescado congelado debe estar duro. No acepte pescado blando o semicongelado.
El color de la carne del pescado debe ser rosado.
Si el pescado presenta algún olor extraño o similar al amoniaco o al óxido, no lo compre.
Las latas de atún, sardinas y otros productos de la pesca deben tener la fecha de vencimiento visible, sin tachaduras o enmendaduras. El número de registro sanitario debe ser visible.
La lata no debe estar sumida, golpeada, soplada, arrugada u oxidada.
Al destapar la lata no debe salir ningún tipo de gas, ni debe percibirse ningún olor extraño que provenga del interior de la misma.
Si el producto se encuentra desleído o tiene mal aspecto, no lo consuma. El atún o las sardinas en buen estado conservan su forma y olor originales.
Cuando destape un enlatado, saque inmediatamente el contenido del envase. Si no lo consume en su totalidad, colóquelo en un recipiente de vidrio o plástico tapado y llévelo al refrigerador. Tenga en cuenta que no debe guardarlo por más de un día porque el producto comienza a oxidarse.


Qué hacer ante una intoxicación


Si después de consumir el producto presenta síntomas de diarrea abundante, vómito, dolor abdominal, calambres o malestar general, debe consumirse bastante agua y acudir inmediatamente al centro de salud más cercano para ser atendido por un médico.

Además, debe informar a la Secretaría Distrital de Salud a la línea 123, indicando sobre aquellas personas que consumieron el producto y enfermaron, así mismo el sitio donde se compró o se consumió el producto.

 

(AB)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?