| 9/18/2014 4:30:00 PM

Se abre licitación para modernización de cuatro aeropuertos

Barranquilla, Neiva, Popayán y Armenia, serán donde se hagan las obras de modernización, mejora y ampliación.

El Gobierno abrió licitaciones por $631.892 millones para la modernización, mejora y ampliación de los aeropuertos de Armenia, Popayán, Neiva y Barranquilla, informó la Vicepresidencia de la República.

"La concesión de estos aeropuertos es para la administración, operación, mantenimiento, explotación comercial, adecuación, modernización y reversión tanto del lado aire como del lado tierra", dijo el vicepresidente colombiano, Germán Vargas Lleras, durante un seguimiento de obras en el departamento del Quindío, en el centro del país.

Las concesiones estarán adjudicadas el 19 de diciembre, agregó el vicepresidente.

En el aeropuerto Ernesto Cortissoz, de Barranquilla, se invertirán $345.543 millones para obras de repavimentación de la pista, la construcción de una vía perimetral, la renovación de sistemas de iluminación y la remodelación de la terminal de pasajeros, entre otros.

Para el Benito Salas, de Neiva, el Gobierno dispuso de $75.000 millones para el mejoramiento de la infraestructura del área de maniobras, reposición de vehículos del servicio de extinción de incendios y de máquinas, y adecuación de la terminal de carga, entre otras.

En el aeropuerto Guillermo León Valencia, de Popayán, se realizará una inversión de $75.869 millones para "renovar la terminal de pasajeros, adecuar la zona de carga existente, ampliar la plataforma, construir locales comerciales y parqueaderos".

Por último El Edén, de Armenia, recibirá $135.480 millones para repavimentar 180.240 metros cuadrados de pista, una ampliación de 21.850 metros cuadrados de plataforma, remodelación de la terminal internacional y la construcción de una torre de control, entre otras.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?