| 1/18/2012 6:00:00 AM

Minhacienda se declara impedido para decidir sobre JPMorgan

Su esposa, Verónica Navas, es miembro de la Junta Directiva de JPMorgan Corporación Financiera S.A., entidad que forma parte del conglomerado financiero, por lo que Juan Carlos Echeverry prefirió renunciar a las decisiones que lo comprometen con la firma.

En su lugar fue designado como ministro ad hoc el ex titular de la cartera de Salud y actual director del Departamento Nacional de Planeación (DNP), Mauricio Santamaría Salamanca.

Santamaría suplirá a Echeverry en la labor de conocer y decidir sobre la renovación de los contratos relacionados con el perfeccionamiento de operaciones de crédito público que tengan relación con de JPMorgan Corporación Financiera.

Dentro de estas operaciones se encuentran por ejemplo, los contratos de emisión de bonos para operaciones de manejo de deuda, que deban renovarse antes de la fecha de vencimiento, que tengan que ver con esta firma.

La también economista Verónica Navas, cónyuge del ministro de Hacienda desde 2004, también es socia de EConcept, la compañía consultora fundada por Juan Carlos Echeverry.

Navas es asesora de bancos de inversión internacionales a través de la firma Global Source Partners de Nueva York, según información de EConcept, y además participa en la Junta de JPMorgan Corporación Financiera S.A.

De 2003 a 2006 fue Directora del Consejo de Política Fiscal (Confis) del Ministerio de Hacienda y Crédito Público y trabajó como directora de estudios económicos de Corredores Asociados, comisionista de bolsa, y como gerente de Asuntos Fiscales de Phillip Morris Colombia.

Entre diciembre de 2000 y agosto de 2001 trabajó como asesora en la Consejería Económica de la Presidencia de la República y previamente trabajó en la Dirección de Estudios Económicos de Planeación Nacional.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?