| 8/21/2009 12:00:00 AM

Mercados: volatilidad al alza

La sensibilidad en los mercados financieros es evidente. A pesar de la acelerada recuperación en lo corrido del año, cada nueva noticia desestabiliza los índices mundiales.

En su reciente paso por el país, Paul Krugman, premio Nobel de economía, le comentó a Dinero que "la economía no seguirá cayendo, pero el crecimiento va a ser muy lento". La afirmación sorprende en momentos en que el mercado está del lado de los pesimistas debido a las fluctuaciones de los índices bursátiles del mundo entero a mediados de agosto.

El índice de referencia para las opciones en Estados Unidos, VIX, como se denomina el índice que mide la volatilidad del mercado de opciones en Chicago, evidenció el pasado 17 de agosto su mayor incremento en cuatro meses, después de que los mercados se hundieran en todo el mundo por el miedo a que el rally del segundo trimestre del año hubiera sobreestimado las expectativas de crecimiento económico. En Europa, el índice VStoxx registró su mayor repunte desde noviembre de 2008. Estas dos medidas de volatilidad no registraban tales niveles desde los días siguientes a la quiebra de Lehman Brothers.

El VIX subió 15%, hasta llegar a 27,89 puntos, y registró un máximo durante la jornada de 28,39 puntos. El índice, que mide el costo de emplear contratos de opciones como seguro frente a las caídas del Standard & Poor's 500, refleja el temor ante la caída de este indicador líder del mercado estadounidense que retrocedió 2,4% ese día. Por su parte, el VStoxx subió 17%, hasta cerrar en 32,17 puntos, y expresaba el temor que produjo la contracción del índice Dow Jones Euro Stoxx 50, que cayó 2,5% el mismo día, según datos publicados por Bloomberg.com.

En cuanto al comportamiento de los mercados en Asia, el 17 de agosto se dio a conocer que Japón no solo había salido de la recesión, sino que su PIB habría crecido en el segundo trimestre del año 3,7%. La segunda economía del mundo se suma así a la lista de países que ya dan muestras de recuperación, entre los que se encuentran Francia y Alemania, que la semana pasada anunciaron un crecimiento económico de 0,3%. No obstante, la bolsa de Hong Kong se desplomó 3%, dado que los analistas esperaban que el crecimiento fuera de 3,9%. Por su parte, en China, el Shanghai Composite perdió 5,8%, su mayor caída desde noviembre del año pasado.

La volatilidad está al orden del día en todos los rincones del mundo, una clara señal de que el mercado está tan sensible como lo vienen anunciando los analistas más pesimistas. La raíz de la corrección, en esta oportunidad, fue la publicación de los últimos datos de confianza del consumidor en Estados Unidos, que se contrajo luego de dos meses en terreno positivo.

¿Corrección inmediata?

Al día siguiente, los mercados de Estados Unidos abrían la jornada con subidas, reflejando la motivación que despertaron los resultados de Home Depot, cuyo beneficio neto cayó 7,2% en el segundo trimestre del año, resultado que supera ampliamente las previsiones del mercado. Sin embargo, la abrupta recogida de resultados del lunes no fue totalmente compensada por las subidas con las que cerró Wall Street. El Dow Jones de industriales creció 0,9%, el Standard & Poor's 500 1,01% y el tecnológico Nasdaq 1,3% en una jornada en la que se conocieron resultados de diferentes indicadores macroeconómicos.

Es así como se hicieron públicos los datos de precios de la producción industrial en el mes de julio y la construcción de nuevas viviendas. En el primero, la reducción fue de 0,9%, ubicando la tasa en 6,8% en términos interanuales, según ha informado el Departamento de Trabajo de Estados Unidos. En cuanto al ritmo de construcción de vivienda nueva en ese país, la variación con respecto al mes anterior ha sido mínima, aunque positiva por quinto mes consecutivo.

Las acciones lograron recuperar menos de la mitad de la caída de 2,8% en el índice del 17 de agosto de MSCI World, el cual agrupa 1.500 índices bursátiles del mundo. Este indicador mundial ha crecido 52% desde marzo de este año, mes en el que alcanzó su mínimo de los últimos 13 años, como resultado de las voces que vienen anunciando que lo peor de la crisis ya pasó.

A este respecto, Krugman se muestra cauteloso por las fuentes de crecimiento de la post-crisis. Considera que la recuperación seguirá la forma de una L, es decir, será lenta, porque "no creo que nadie sepa de donde vendrá el crecimiento". China, agregó, "con sus estímulos públicos está construyendo una burbuja de consumo interno con la ampliación del acceso al crédito que está promoviendo. El mundo está en la misma posición en que estuvo Japón en 1993", concluyó el Nobel en sus declaraciones a Dinero para resaltar que el mundo vive un periodo de estancamiento.

Ese mismo día, el economista jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI), Olivier Blanchard, presentó a la prensa un artículo en el que afirmó que la economía global comienza a recuperarse de la peor recesión desde la Segunda Guerra Mundial. "La recuperación ha comenzado", señaló Blanchard, al tiempo que llamó la atención en cuanto a que "su sostenibilidad requerirá de acciones delicadas de reequilibrio".

A pesar de esta perspectiva positiva, el economista advierte que la recuperación no va a ser sencilla. "La crisis ha dejado cicatrices profundas que afectarán, tanto al suministro, como a la demanda durante muchos años", apunta. Añade además que el crecimiento potencial global probablemente será más bajo que antes de la crisis y afirma que la recuperación no será tan fuerte como para reducir el desempleo, que podría seguir creciendo hasta el próximo año.

La vulnerabilidad que han mostrado los mercados a las señales económicas de los últimos días, sumada a la elevada tasa de desempleo y a la lenta recuperación del mercado de vivienda en Estados Unidos, ponen una enorme presión en la confianza de los mayores consumidores del mundo. Los inversionistas deberán conservar la calma hasta ver señales de estabilidad en la volatilidad, pues no se descarta la posibilidad de que en el proceso de recuperación económica, el crecimiento se comporte en forma de W.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?