| 2/2/2014 1:00:00 PM

Centrales de abastos tendrán mejoras

El Ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Rubén Darío Lizarralde, lanzó una propuesta para transformar las centrales de abastos para la conquista de mercados internacionales.

Lo que el Ministro de Agricultura plantea es que las centrales de abastos se conviertan en instituciones modernas, con información clara, precisa y de mercado, capaces de contribuir a asegurar la calidad y la cantidad que demanda el mercado.

La propuesta del Ministro Lizarralde es iniciar esta tarea de modernización el próximo 14 de febrero con el Gerente de Corabastos, Mauricio Parra, y la Junta directiva de esa entidad, al tiempo que se trabajará con los gerentes de las demás centrales de abastos del país en un taller en Cali sobre el presente y el futuro de estas entidades.

Los planteamientos fueron hechos durante el Foro “Seguridad Alimentaria y Derechos Humanos”, celebrado en Bogotá este 28 y 29 de enero.

“Las centrales de abasto las reformamos porque las reformamos para el bien de ustedes, de los campesinos, del país”, señaló el Ministro Rubén Darío Lizarralde, quien dijo que esta medida está concebida para que estas corporaciones crezcan y también generen a los campesinos riqueza.

Las reformamos dijo el jefe de la cartera de Agricultura porque definitivamente el país se merece unas instituciones del Siglo XXI y no organizaciones que se comportan como las de hace 44 años, cuando Corabastos abrió sus puertas.

“Las centrales de abasto son el corazón de la seguridad alimentaria. Es un encadenamiento que arranca con la siembra de la semilla por parte del campesino y cuyo recorrido nos tiene que llevar hacia un mercado seguro para los colombianos y para el mundo”, enfatizó el Ministro.

Agregó que según la FAO, Colombia es una de las ocho despensas del mundo, que cada vez demanda más alimentos no solamente en cantidad sino en calidad y Colombia tiene un inmenso potencial, aunque a duras penas explota el 30 por ciento de su territorio.

El campo tiene que ser un buen negocio y el Gobierno tiene que trabajar para hacer del hombre que trabaja en el campo un ciudadano próspero y a las centrales de abasto también.

“No queremos señores empresarios volver al IDEMA, pero si las centrales de abasto no son la solución, nosotros como Gobierno tenemos que traer la solución a los hombres del campo, a los mercados que nosotros necesitamos abastecer y si no son las centrales de abasto, serán los idemas. Tenemos claro que sería regresar 30 años atrás y no queremos.

Por eso, nuestra primera opción es trabajar con las centrales de abasto y generar un cambio dramático en su manejo que nos permita reconquistar no solamente nuestro mercado nacional, sino los mercados internacionales”.

Igualmente, el Ministro habló sobre la importancia de construir centros regionales que sirvan de absorción y comercialización de la producción, serían lugares que estén más cerca de la economía campesina, lo que también evitaría las injusticias que se cometen con los precios. Además, en estos nodos logísticos habrá procesos de generación de valor para despachar los alimentos a otros departamentos y al exterior.

En este trabajo también estarían involucradas Universidades que aporten en la investigación y desarrollo de empaques y embalajes. Para que estas redes sean una realidad se necesita que tanto mayoristas como minoristas brinden una mirada propositiva en donde también estén presentes las visiones de los gobiernos locales y regionales.

El cambio también implica acabar con la mala práctica de negociar el precio por fuera del mercado, se busca que éste sea público, transparente y no dependa de los actores informales que arriban con la llegada de los camiones y que han causado que el campesino pierda margen de ganancia. El Ministro reiteró que la invitación es a trabajar conjuntamente en las soluciones.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?