| 8/19/2005 12:00:00 AM

Más allá de los altos precios

El nuevo aumento de los precios intensifica aún más la liquidez mundial, presiona el déficit de cuenta corriente de Estados Unidos y fortalece la política expansionista del presidente Chávez.

Los precios del petróleo siguen rompiendo barreras. La más reciente fue la de los US$65 por barril y se espera que para finales de año supere la de US$70 por barril. Entre las múltiples razones de este comportamiento están los temores de ataques terroristas en Arabia Saudita por parte del grupo Al Qaeda, que podrían interrumpir la cadena de suministro de petróleo en ese país; la incertidumbre generada por la reiniciación de las pruebas nucleares en una planta de uranio en Irán, segundo productor de la OPEP, a pesar de las advertencias de la Comunidad Europea en el sentido de que si hacía esto podría ser sancionado por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y, por último, los constantes cierres en las refinerías de Estados Unidos.

Todo esto, en medio de una demanda mundial creciente, donde el principal jugador es China, y una oferta muy ajustada, con pocas probabilidades de expandirse en el corto plazo. Los productores de la OPEP están bombeando todo el petróleo que pueden y Arabia Saudita, que es el único con algún excedente, lo tiene en crudo pesado que no es precisamente el que demandan los países desarrollados.

Las implicaciones para el mundo de la situación actual del mercado petrolero son significativas y van más allá del simple impacto sobre el crecimiento económico mundial, que parece ser el menor de todos. De hecho, en términos reales los actuales precios son inferiores a los de 1979, cuando el máximo, medido en precios de hoy, llegó a US$90 por barril. De otra parte, el ingreso per cápita de los países más desarrollados es mucho más alto de lo que era a finales de los 70. En Estados Unidos, por ejemplo, pasó de US$16.000 en esa época a US$22.700 hoy. Por último y quizás la razón más importante del bajo impacto sobre el crecimiento es que las economías desarrolladas ya no son tan dependientes del petróleo.



Mercados financieros

Desde las perspectivas de los mercados financieros, los altos precios del petróleo tienen implicaciones muy importantes. Por una parte, el nuevo incremento de los precios está presionando el ya de por sí enorme déficit de cuenta corriente de Estados Unidos, que asciende a 6,1% del PIB y se espera que termine el año en US$686.000 millones, equivalente a 7% del PIB. Con esto, se complica la situación de ese país que ya es un exportador neto de capital, es decir, exporta más capital por cuenta de sus acreencias en el exterior del que importa. Esta situación es de alto riesgo, que hace a ese país muy vulnerable y que podría terminar en un aumento considerable de los intereses para atraer capital y un mayor debilitamiento del dólar.

De otra parte, gracias al aumento de los precios y la creciente demanda mundial, los países productores del Medio Oriente tendrán una gran acumulación de reservas internacionales. Arabia Saudita, solamente, acumula reservas internacionales por US$4.000 millones al mes.

Un estudio del Institute for International Finance, IIF, la asociación más importante de bancos privados que se especializa en el seguimiento de flujos de capital en países emergentes, estima que la acumulación de activos externos este año y el siguiente por parte de los gobiernos e inversionistas privados de Arabia Saudita, Kuwait, Emiratos Árabes, Bahrein, Omán y Qatar va a superar la acumulación de reservas internacionales de China de los dos últimos años. Calcula que esta región comprará en 2005 y 2006, alrededor de US$360.000 millones en activos externos, entre bonos y propiedad raíz, 50% más de lo que compró en los últimos cinco años.

Esto significa que a la gran liquidez mundial existente, que explica el bajo nivel de las tasas de interés, se suman estos nuevos recursos, lo cual presiona aún más los mercados. Esto implica, a su vez, que los inversionistas seguirán buscando los papeles y activos de países emergentes en busca de mayores rendimientos, con lo cual se mantendrá la tendencia a la revaluación en estos países.



Venezuela

Venezuela y en particular Chávez también figuran entre los grandes beneficiados de los altos precios, gracias a lo cual las reservas internacionales de este país superan los US$30.000 millones. Este aumento en las reservas ha ayudado a la diplomacia petrolera del presidente venezolano, que a su vez se fortaleció gracias a la nueva legislación que le permite utilizar US$6.000 millones de las reservas del banco central para propósitos del desarrollo.

En su viaje reciente al sur del continente americano, el Eje del Sur según el presidente, Chávez llegó ofreciendo petróleo barato, contratos para un astillero estatal argentino para la construcción de dos buques petroleros y crédito en condiciones muy favorables para las cooperativas de trabajadores. En Uruguay, Chávez se reunió con el presidente izquierdista Tabaré Vázquez y ofreció suministrar crudo a la empresa de petróleo estatal Ancap en las mismas condiciones que a los países del Caribe.

El viaje de la semana pasada se produce después de un acuerdo en junio con 14 países del Caribe, mediante el cual Chávez se comprometió a venderles petróleo barato y a comprar en marzo US$500 millones de la deuda argentina. Se espera también que compre próximamente US$300 millones de la deuda ecuatoriana.

De otra parte, las relaciones con Cuba van viento en popa, a raíz del aumento en el suministro diario de petróleo a este país, de 53.000 barriles a 90.000.



Colombia

Las consecuencias para Colombia del aumento de los precios del petróleo son bien importantes no solo por el impacto sobre la tasa de cambio, en la medida en que más exportaciones implican más dólares entrando al país, sino sobre las finanzas del Estado. De acuerdo con el Confis, por cada dólar de aumento en el precio del petróleo, Ecopetrol recibe unos $30.000 millones adicionales en utilidades, bajo el supuesto de que el tipo de cambio se mantenga en los niveles actuales. Si se tiene en cuenta que en las proyecciones de ingresos de este año se utilizó un precio promedio del crudo de US$35 por barril y que hoy está US$30 por encima, esto significa que el impacto sobre las utilidades de Ecopetrol será de casi $1 billón.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?