| 1/13/2009 12:00:00 AM

Más de $2.000 millones deja el Festival

Turistas internacionales llegaron desde el pasado 10 de enero a Cartagena para asistir al Festival de Música Clásica. Ingresos por boletería, $270 millones

Los 21 conciertos programados por la Fundación Salvi para el III Festival de Música Clásica que se realiza en Cartagena captaron la atención de turistas nacionales y extranjeros quienes llegaron desde el pasado 9 de enero a la ciudad Heroica para escuchar las inolvidables obras de Beethoven, Grieg, Haydin, Mozart, Mendelssohn y Ravel, entre otros, interpretadas por embajadores internacionales de la música clásica.

Las 5.000 boletas para el evento que salieron a la venta en octubre del año pasado se vendieron prácticamente en las dos primeras semanas dejando ingresos por taquilla de $270 millones de pesos. El éxito registrado por el Festival en los dos años anteriores del evento despertó el interés por la cultura alrededor de la música, al punto que para el concierto inaugural del 10 de enero más de 30 personas, entre turistas y cartageneros, hacían fila desde tempranas horas en el Teatro Pedro Heredia para tratar de conseguir una entrada para la presentación de apertura.

Sandra Meluk, directora General de la Fundación Salvi, destacó la mayor presencia de visitantes extranjeros a este Festival que tiene un costo total de $6.000 millones de pesos y le deja a Cartagena ingresos estimados en $2.000 millones representados en consumos de hotelería, gastronomía, transporte, turismo y del comercio en general.

"Para el concierto del 2008 vendimos 35 paquetes turísticos en destinos internacionales y para el de este año facturamos 50 planes turísticos entre Oro Doble, Oro Individual y Silver", cofmentó Meluk.

Según el reporte de la Fundación Salvi, organizadora del Festival, el mayor número de planes vendidos fue Oro Doble, cuyo costo era de US$6.000 e incluía tiquetes, hotel y boletería para dos personas, más una donación de US$1.200 para los proyectos de la Fundación. El plan Individual se comercializó a un costo de US$4.500 y el Silver para que una persona pudiera asistir a media temporada del festival se vendió a US$3.500.

Tanto para la Alcaldía de Cartagena como para la Fundación Salvi, es satisfactoria la creciente demanda de viajeros a Cartagena para este evento que se realiza tradicionalmente la segunda semana de enero. Sin embargo, se muestran preocupados debido a que los espacios no cuentan con la capacidad suficiente para cubrir la demanda de boletería para el Festival. En efecto, el Teatro Pedro Heredia donde se realiza el concierto inaugural y varias de las presentaciones sólo tiene una capacidad para recibir 650 personas, razón por la cual se está pensando en la posibilidad de repetir un mismo evento dos o tres veces en los próximos años o buscar otro tipo de alternativas que permitan recibir el turismo. "De lo contrario vamos a tener que ponerle límite a la venta de estos paquetes turísticos ", comentó Meluk.

Música para todos
Y es que no se trata sólo de la asistencia a los conciertos privados con boletería, detrás del Festival Internacional de Música Clásica hay un proyecto de responsabilidad social empresarial que busca desarrollar la cultura alrededor de la música en los niños de Cartagena, especialmente en poblaciones de escasos recursos donde se ha detectado que hay talentos musicales pero no se cuenta con los recursos económicos necesarios para desarrollarlos.

Empresarios como Julio Mario Santo Domingo, Carlos Ardila Lulle, Carlos Enrique Piedrahita, presidente de la Nacional de Chocolates; Munir Falah, presidente de Cine Colombia; Roberto de Brigard, Presidente del HSBC, y Henry Eder, presidente de la Junta Directiva de Inversiones Manuelita, entre otros, se han vinculado al evento no sólo con recursos económicos y con el relacionamiento de sus marcas al evento, sino con su participación directa en los eventos. La presidenta de la Fundación Salvi, Julia Salvi asegura que “el patrocinador tiene que vivir el Festival y meterse de lleno a conocer el programa, así lo vienen haciendo y cada vez hay más empresarios que lo adoptan como suyo y creen en él”.

A la fecha el festival cuenta con un total de 32 patrocinadores de todos los sectores, los cuales hacen posible que se realicen también conciertos gratuitos en barrios populares de Cartagena, Plazas Públicas y espacios abiertos para que el público asista de manera gratuita a los espectáculos, reciba información de los participantes y se vincule a las actividades que se realizan en la Heróica alrededor de la cultura y la música.

 
La asistencia a las presentaciones gratuitas deja en evidencia la importancia de este evento para el país y muestra de ello es que el domingo 11 de enero desde las 6 de la tarde miles de personas hacían fila para lograr la mejor ubicación que les permitiría ver a la Orquesta City of London Sinfonía a partir de las 11 de la noche en la Plaza San Pedro Claver, patrocinada por el Grupo Nacional de Chocolates.

La particularidad de este tipo de encuentros es que reúnen bajo un mismo techo a personas de todas las clases sociales cuyo gusto común es la música clásica. En la primera fila del evento gratuito estaban destacados empresarios del país, políticos y funcionarios públicos que disfrutaban el evento al igual que los cerca de 5.000 asistentes que se encontraban en la plaza, según cálculos de la policía cartagenera.

Los recursos que ingresan por el evento se destinan a fortalecer la educación musical en Colombia y al apoyo económico de niños interesados por la música. “Actualmente la Fundación apoya con este tipo de estudios a 3.000 niños de escasos recursos vinculados a fundaciones como Batuta, la Fundación Música por Colombia, la Escuela de Bellas Artes, el Colegio Inem y el Colegio Comfenalco. Igualmente ha hecho posible que muchos de estos niños viajen fuera de Colombia para tomar clases con los mejores maestros de música del mundo”, dice Julia Salvi.
Adicionalmente se donan instrumentos musicales a los estudiantes, los cuales tienen un alto costo y no se consiguen en el mercado nacional. Por ejemplo un contrabajo puede llegar a costar US$5.000 y un violín Stradivarius o uno Guarneri del Gésu cerca de US$1 millón.
Cartagena también se beneficia culturalmente ya que la Fundación Salvi hace donaciones para conservar el patrimonio histórico y fortalecer la infraestructura como fue el caso de la entrega de sillas, atriles, lámparas de atril, tarimas, podio para director de orquesta para el Teatro Heredia al igual que el cambio del sistema de luces del Teatro.
La visión de la Fundación Salvi con el festival es seguir mostrando internacionalmente el talento que hay en Colombia y lograr cada vez un mayor interés alrededor de la música como cultura, para lo cual espera seguir incrementando los recursos y construir un mayor tejido social alrededor de la música.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?