| 8/26/2015 5:00:00 AM

Los sectores que más amenaza el deterioro económico de Ecuador y Venezuela

Las cifras y argumentos económicos sugieren que la situación de los países vecinos y tradicionales socios del comercio exterior de Colombia empeora. Puede no ser tan importante como hace unos años pero sigue siendo relevante para algunos sectores.

Las exportaciones de Colombia en el primer semestre cayeron, en volumen exportado 2,2%,  en junio decrecieron 6,6%. El valor en dólares de las exportaciones cae 31,2% en el semestre. Las economías de dos tradicionales socios como Venezuela y Ecuador atraviesan crecientes problemas, van camino de empeorar y no habrán tocado fondo antes de un par de años. ¿Qué está pasando y qué implicaciones tendría para Colombia?

El caso de Venezuela es de vieja data. Desde la crisis financiera de 2008 es el país que peor crece en América Latina y hoy su economía es tildada por muchos como la peor economía del mundo aún cuando no hay datos económicos desde hace 9 meses.

Venezuela importa el 70% de su consumo y escasean las divisas por su altísima dependencia de los ingresos del petróleo, los cuales están más castigados con un precio del barril US$21 por debajo del presupuesto del gobierno para 2015. Las reservas internacionales en junio, según Bulltick, han llegado a su nivel más bajo en una década no solo tras la bonanza petrolera que recientemente terminó sino además tras los US$56.300 millones que ha recibido en préstamos de China entre 2005 y 2014. Los rumores sobre la necesidad de vender reservas en oro y atender los pagos de su deuda se acrecientan.

El billete de mayor denominación en Venezuela es de 100 bolívares cuando un dólar en el mercado paralelo ya representa 700 bolívares. Por lo mismo, los billetes para las transacciones comerciales escasean.

Uno de los mayores disgustos recientes del gobierno con el diario El Nacional es la filtración de algunos de los datos económicos que llevan a estimar una contracción del PIB del 4% en 2014 y del 8% en 2015. También las filtraciones permitirían establecer que la inflación de los últimos 12 meses en julio alcanza el 140%, lo que lleva a JPMorgan a pronosticar que terminará 2015 en 200%.

Por su parte, las vulnerabilidades de Ecuador se remontan a antes de su dolarización pero son menos comprendidas por la opinión pública del país. La dolarización fue la medicina escogida para un país con una alta debilidad institucional en su política económica, que a finales de los años noventa llegó a tener una inflación del 96%, una contracción económica del casi 7% y una inestabilidad política con 6 presidentes en 10 años.

Los éxitos de la dolarización se están desvaneciendo. Hoy el país no se beneficia de un dólar mundialmente débil sino que vive la amenaza de uno muy fuerte. Ya no podrá aspirar a más bajas tasas de interés en Estados Unidos y tendrá que sortear  la inconveniencia de un futuro con subidas de las mismas. Paralelamente Ecuador, el segundo país de América Latina, que más se benefició de los altos precios del petróleo, resulta siendo el segundo más afectado por su caída.

Adicional a la falta de política monetaria autónoma por la dolarización, Ecuador se enfrenta, como ya lo hicieran Argentina y Grecia, a no poder devaluar su moneda tanto para mitigar la caída de los ingresos del gobierno y del país como para abaratarse para el capital externo. Con la dolarización los costos internacionales del empleo no bajan y no hay mejoras de competitividad en sus precios.

La rigidez de la economía es mala noticia para un país que, según un informe de Merril Lynch-Bank of America, para volver a un equilibrio económico tendría devaluarse  cerca de 36%. Al no tener su propia moneda tendría que recortar el gasto del gobierno en casi 10% del PIB y bajar los salarios reales de su economía en 25%.

En conclusión, además de menor ingreso y consumo, tanto Ecuador como Venezuela enfrentarían crecientes limitaciones en su capacidad de pago. Entender la política de financiación que les otorga China resultará muy importante.

Las implicaciones para Colombia

Algunos expertos no se preocupan por los efectos sobre Colombia pues Venezuela representa el 3% de las exportaciones y Ecuador el 4%, hoy lejos de la relevancia que tenían en el 2007. La importancia de Venezuela incluso disminuye más en 2015 pues las compras externas a Colombia caen 37,6%, 21,6% sin combustibles, mientas las de Ecuador caen 11%.
 
Pero los datos gruesos de Venezuela y Ecuador engañan en cuanto al efecto que podrían tener sobre Colombia. Venezuela y Ecuador a junio de 2015 representan el 23% de las exportaciones de azúcar, el 38% de productos químicos, 31% de las de maquinaria eléctrica, el 42% de las exportaciones de papel, el 39% de textiles, el 38% de las ventas externas de vehículos y el 23% de otros productos. Estos bienes representan US$927 millones o el 33% de las exportaciones totales de Colombia en esos sectores.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?