| 4/13/2011 12:00:00 AM

Los rivales de Obama

Empieza la campaña presidencial en Estados Unidos y con ella salen los primeros candidatos a ganarle la partida a Obama.

Un 'pistoletazo' de partida en la carrera por la presidencia de Estados Unidos hizo sonar el pasado 4 de abril el presidente Barack Obama, al anunciar que irá por la reelección para un segundo mandato. Aunque la decisión no tomó por sorpresa a nadie, el gran revuelo se está generando en el mundillo político por cuenta de los preparativos que comenzaron a hacer los candidatos del partido republicano, quienes se alistan a enfrentar al carismático demócrata.

Cuando aún faltan 18 meses para que se lleve a cabo la elección presidencial, programada para el 6 de noviembre de 2012, el alboroto es total en las filas republicanas, que se han fijado la meta de retomar el poder. Tres factores sustentan esta aspiración: en primer lugar, el 'efecto arrastre', que tiene envalentonados a los líderes republicanos, luego del avance político alcanzado en las elecciones de noviembre del año pasado, cuando recuperaron posiciones de poder en la Cámara de Representantes y el Senado.

En segundo término, la recomposición que desde 2009 adelanta el partido para impulsar cambios estratégicos que mejoren su relación con el electorado y les aseguren el mayor número de votantes, a partir del uso de nuevas tecnologías y redes sociales para estar más cerca de los electores y 'contraatacar' -con la misma arma que utilizó Obama en 2008- a sus rivales demócratas.

Y, en tercer término, el elevado número de candidatos que se han mostrado interesados en rivalizar con Obama y que mantiene viva entre los republicanos la esperanza de volver al poder. El abanico es tan amplio que hasta el pasado 6 de abril ya estaban inscritos más de 25 líderes del Partido Republicano que buscan competir por la candidatura oficial que se definirá en la convención que se cumplirá en Tampa, Florida, en 2012. Pero ¿quiénes son y cuáles son sus posibilidades?

Aunque hasta ahora es amplio el abanico de aspirantes a la candidatura oficial por el Partido Republicano, todavía no han ingresado todos los interesados en aspirar al primer cargo de la nación más poderosa del mundo.

En este grupo están la ex gobernadora de Alaska, Sarah Palin, quien planea hacer pública su decisión -antes de finalizar este mes de abril-, y el magnate Donald Trump, que espera tomar una decisión en junio.

Palin es calificada como representante de la derecha más radical y ha tenido grandes altibajos en su carrera desde que apareció en la escena política en 2008, como fórmula a la vicepresidencia de John McCain. Aunque se convirtió en una candidata carismática, los constantes escándalos personales la han puesto en el ojo del huracán y han llevado a algunos sectores a calificarla de superficial. Pero, quizá uno de los temas más sensibles se relaciona con el atentado contra una congresista a comienzos del año en Tucson, a manos de un seguidor de Palin y su grupo, el Tea party, que representa el ala más conservadora del partido.

Donald Trump, por su parte, ha tenido una fuerte presencia en medios desde hace unas semanas, cuando inició una campaña contra la aspiración reeleccionista de Obama, incluyendo acusaciones en el sentido de que el presidente no habría nacido en Hawái, sino en África. Pero la candidatura del magnate solo se oficializaría en junio, cuando termine una nueva temporada del reality show Celebrity Apprentice, considerado uno de los programas de televisión más lucrativos.

Por fuera de estas dos mediáticas figuras, hay políticos de larga trayectoria que han aspirado en anteriores oportunidades. Los de mayor opción -hasta ahora- son el ex gobernador de Massachusetts, Mitt Romney; el ex gobernador de Arkansas, Mike Huckabee; el ex presidente de la Cámara de Representantes, Newt Gingrich, y la representante de Minnesota Michele Bachmann.

Dos de este grupo, están entre los más opcionados para ganar las primarias del partido republicano: Mitt Romney y Mike Huckabee. Romney, de 62 años, disputó en 2008 la elección con McCainn, quien se convirtió en candidato oficial. Es considerado un duro contendor pues tuvo al filo de la navaja a McCain al convertirse en un feroz oponente. Es un candidato rico, que invirtió US$110 millones en la pasada campaña, de los cuales US$45 millones salieron de su fortuna personal. Durante su paso por la gobernación de Massachusetts tuvo gran reconocimiento por la gestión fiscal y los programas de desarrollo que impulsó. Es reconocido por una ambiciosa reforma al sistema de salud en su estado, destacada por el presidente Obama en uno de sus discursos, pero esta mención es vista como punto en contra de Romney.

Otro duro contrincante es el ex gobernador de Arkansas, Mike Huckabee, un carismático político y presentador de un reconocido show de televisión de la cadena Fox. Católico, de 66 años, considerado el ideólogo del partido pues elaboró el denominado 'Contrato con América', que terminó con la hegemonía demócrata que durante casi cuatro décadas se mantuvo en el poder..

A ellos se suma Jon Huntsman, quien salió a la escena en enero pasado, al retirarse de su cargo como embajador en China. De 41 años y mormón, es reconocido por su gestión durante los dos periodos como gobernador del estado de Utah.

Tras la señal de arranque de las campañas por la presidencia, lo que viene son fuertes batallas por alcanzar el favor de los votantes. Aunque los republicanos están diseñando estrategias para volver al poder, lo cierto es que tendrán que remontar la empinada cuesta que significa competir con un candidato-presidente.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?