| 8/27/2008 12:00:00 AM

Los propietarios activos

Las empresas familiares más exitosas y longevas tienen socios activos. ¿Cuál es el papel y las responsabilidades de estos socios? ¿Cómo agregan valor?

Las empresas de carácter familiar cuentan con pocos conocimientos sobre las responsabilidades que tienen sus propietarios, sobre el manejo de las relaciones societarias y sobre cómo estos aspectos impactan en la estrategia corporativa y patrimonial del negocio familiar; ya que el ser propietario no significa, simplemente, que se cuenten con los derechos para disfrutar de los beneficios de la empresa.

Desafortunadamente este es un tema que ha sido poco estudiado, sin otorgarle la importancia que se merece, tal vez, porque en nuestro entorno empresarial, hemos olvidado que las responsabilidades y acciones de las personas, en este caso, propietarios de una organización, son tan o más importantes que el último renglón del PyG, siendo esto una relación de causa-efecto.

¿Cuál debe ser el rol de un propietario de una empresa familiar? Las empresas familiares presentan diferentes tipos de propietarios, desde aquel fundador emprendedor totalmente activo hasta aquel propietario que no le interesa el negocio, vive fuera del país y sólo espera sus dividendos. Entender los diferentes tipos de propietarios, es el primer paso para entender sus roles y responsabilidades.

Por ejemplo, se ven aquellos propietarios ejecutivos que trabajan día a día en el negocio, los propietarios de gobierno que participan en los órganos de gobierno de la empresa familiar; están los propietarios activos que son aquellos propietarios que no trabajan en el negocio pero están enterados de la estrategia del negocio, de las decisiones relevantes que se toman y están comprometidos con las responsabilidades que les exige su rol de propietarios; los propietarios inversionistas quienes están enfocados en el desempeño financiero del negocio y están atentos a la compra y venta de sus acciones; y también se ven los propietarios pasivos quienes demuestran poco o ningún interés por el desempeño del negocio, por su estrategia y por sus inversiones.

La mayoría de las empresas familiares son fundadas por un propietario ejecutivo que controla la propiedad, pero el crecimiento familiar y la sucesión patrimonial, van dando lugar a nuevos tipos de propietarios y a menudo se modifica el porcentaje accionario inicial. El rápido crecimiento en las operaciones del negocio también lleva a modificar la composición accionaria de la empresa, cuando miembros externos a la familia se convierten en socios externos bajo la necesidad de inyectar nuevo capital a la empresa.

Gran parte de las empresas familiares más exitosas y longevas del mundo, aseguran que la mayoría de sus propietarios actúan como propietarios activos, no sólo inversionistas, de gobierno o pasivos; lo cual conlleva una gran ventaja para estas empresas, ya que la propiedad se conserva activa a través del tiempo, generando valor a través de las generaciones. Lo ideal sería que todos los propietarios de empresas familiares fuesen propietarios activos para así, generar valor agregado a su empresa.

El generar valor agregado a la empresa también incluye el definir y compartir una visión patrimonial y una visión del negocio. Estos propietarios activos entienden su negocio, la industria y los clientes a los cuales se dirigen. Cuentan con una visión realista del futuro de su negocio y conocen las iniciativas estratégicas necesarias para alcanzar las metas. Ellos conocen al gerente general de su empresa, así como a los directivos claves de su organización, al desarrollar relaciones de confianza con su equipo directivo.

Estos propietarios activos crean una visión compartida de la propiedad. Ellos entienden cómo la propiedad puede ser transmitida, entienden qué es ser una empresa de propiedad pública o privada, y conocen los beneficios financieros que la propiedad conlleva, y de esta manera crean valor a la empresa, asegurando la alineación de la visión patrimonial con la visión corporativa de la organización.

Los propietarios activos también agregan valor a su negocio, entendiendo las fortalezas de su cultura familiar, viviendo y transmitiendo estos valores familiares tanto a la misma familia como a los empleados, ya que la articulación de estos valores son el punto de partida en donde convergen la visión patrimonial de la familia y la visión corporativa del negocio.

Responsabilidades de los propietarios Activos
En el espacio de la Asamblea General de Accionistas, el propietario debe cumplir con las siguientes funciones: a) Nombrar y evaluar a la junta directiva que guíe adecuadamente la organización; b) Definir el porcentaje de dividendos para retirar en una organización; c) Establecer las inversiones y desinversiones por fuera del ámbito (límite) de la junta directiva; d) Nombrar la revisoría fiscal o auditoria externas; e) Aprobar balances y estados de pérdidas y ganancias; f) Aprobar los cambios de estatutos; g) Resolver conflictos de interés de partes vinculadas; h) Tener claro el valor de la compañía; i) Buscar mecanismos de transacción de acciones; j) Buscar mecanismos para la liquidez del accionista; k) Formar propietarios activos en la empresa familiar.

Para cumplir con las anteriores funciones, el propietario debe contar con capacidades como: a) Tener una visión familiar sobre el futuro patrimonial; b) Contar con una noción clara sobre la estrategia empresarial para tomar decisiones sobre inversiones que afectan la estrategia de una empresa; c) Tener noción y conocimiento sobre el significado y uso de un Balance y un Estado de Pérdidas y Ganancias para entender el funcionamiento de la organización; d) Tener conocimiento sobre estructuras patrimoniales para la planeación patrimonial, y entender el significado de invertir en ciertos negocios o en determinados activos.

Cierre
El compromiso de los propietarios con su empresa familiar se convierte en una ventaja competitiva de este tipo de empresas frente a otras que no lo son. Cuando los propietarios son activos y comprometidos, se asegura la alineación de los intereses y metas de la familia, con los intereses y metas del la propiedad y del negocio. A medida que las empresas y las familias van creciendo, van cambiando las responsabilidades de la propiedad y el reto es ir adaptando la participación y las políticas de negocio a estos cambios que exige el crecimiento. Cuando esto pasa, los roles son entendidos y el proceso de toma de decisiones es efectivo.

Bibliografía

Gómez-Betancourt (2005). ¿Son iguales todas las empresas familiares? Caminos por recorrer, Editorial Granica, Barcelona.

Ward, J. (2003). What do owners do?. Family in Business (2).

O’Hara, W. (2003) The world’s oldest family companies. Family Business Magazine

 
 

El autor es profesor del Área Política de Empresa, INALDE - Universidad de La Sabana Consultor Senior Family Council Consulting International Group

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?