| 6/2/2013 2:23:00 PM

Los alimentos del futuro

Productos como la quinua, la batata, el camote, la caraota, entre otros, poco conocidos por los colombianos, según expertos, contribuirán en el futuro a la seguridad alimentaria del país.

El agrónomo y profesor de la Universidad Nacional en Medellín, Carlos Reyes Sequeda, aseguró que en medio de los avances del país con los tratados de libre comercio y los problemas que enfrenta el agro colombiano, hay una alternativa en los productos poco comunes.



Reyes Sequeda señaló que las llamadas agriculturas alternativas "son los cambios en el paradigma en nuestra producción agrícola, buscar otras salidas para poder dar alimentación a una población grande y donde existe una carencia de alimentos tanto en el sector urbano como en el rural".

Para el profesor de la Universidad Nacional, el problema de la tierra y el desplazamiento afectan a los campesinos por que “no tienen donde sembrar y hay que hacer una verdadera reforma agraria, además de darles buenas semillas y asesoría técnica, entre otras garantías".

En cuanto a los retos que plantean los tratados de libre comercio, el Reyes planteó que es necesaria una estrategia local, en la que hayan productos alternativos que, además, puedan entrar en competencia con otros países donde no los hay, como el caso de frutales tropicales como el níspero, el marañón, árbol del pan y el ñame, entre una larga lista.

Según el experto, la prueba de ello es que con un producto como la quinua, un alimento de los incas, que según estudios tiene todos los aminoácidos esenciales para la dieta humana o, como el caso del camote, que los chinos se llevaron de América y ahora producen 6 mil 400 toneladas mensuales, es desconocido por muchas personas.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?