| 10/1/2010 12:00:00 PM

Logros escalables en calidad educativa

Una reciente evaluación de impacto del programa Computadores Para Educar, muestra que esta estrategia incide positivamente en la retención estudiantil, la calidad de la educación y el acceso a la educación superior.

Una revolución silenciosa viene ocurriendo en el sistema de educación pública básica y secundaria del país, gracias al aprovechamiento de la tecnología. Computadores Para Educar (CPE), un programa del Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (MinTIC), es el directo responsable de este cambio, según un reciente estudio de la Universidad de los Andes.

Los resultados del Programa hablan por sí mismos: en retención estudiantil, se incrementa entre 5% y 6% la probabilidad de que un niño beneficiario no deserte de su entidad educativa, respecto de uno no beneficiario; en calidad educativa, la implementación del Programa en las escuelas públicas permite que los estudiantes mejoren su rendimiento académico con el tiempo de implementación del Programa en el plantel educativo y, en alcanzar estudios terciarios, CPE ha incrementado en más de 8% la probabilidad de que un beneficiario ingrese a una institución de educación superior cuando la escuela en la que estudia ha hecho parte del Programa por ocho años o más.

Estos son los tres hallazgos principales de una evaluación de impacto del programa CPE que acaba de realizar un equipo de investigadores del Centro de Estudios sobre Desarrollo Económico (CEDE) de la Universidad de los Andes, liderado por Fabio Sánchez, profesor titular de la Facultad de Economía de esa universidad.

El Programa, concebido como una iniciativa que favoreciera el acceso y cierre de la brecha digital a través del uso de tecnologías de la información en la pedagogía y el aprendizaje, está alcanzando los objetivos para los cuales fue creado: mejorar los resultados académicos de los estudiantes y aumentar sus oportunidades en el mundo globalizado y en la sociedad del conocimiento.

Sorprende además que estos resultados se hayan conseguido con un programa que, aunque ambicioso, es más bien sencillo y poco costoso. En los casi diez años que lleva en marcha, su costo total bordea $1 billón, una tercera parte de lo que cuesta anualmente un programa gubernamental como Familias en Acción que, a pesar de abarcar otras esferas, tiene entre sus prioridades la de mejorar la cobertura y la calidad de la educación -aspecto cuyo impacto positivo no ha sido evidenciado académicamente-.

CEP busca lograr su objetivo "facilitando la adquisición de conocimientos y destrezas que amplían las fronteras de los niños de las zonas apartadas y rurales; con el uso, apropiación y aprovechamiento de las TIC", dice acerca de la esencia del programa Martha Patricia Castellanos, directora ejecutiva del Programa.

Dicha apropiación de las TIC por las comunidades más vulnerables del país se consigue, según explica Castellanos, con tres componentes: el acceso propio a las TIC por parte de los menores; la apropiación pedagógica de los maestros y el aprovechamiento ambiental de equipos y componentes electrónicos y tecnológicos en desuso. El primer elemento comprende la entrega de computadores a las sedes educativas públicas, después de un proceso de reacondicionamiento y ensamblaje de equipos de cómputo. El segundo componente promueve la formación de maestros para que incorporen las TIC en sus procesos pedagógicos, con capacitaciones de más de 170 horas presenciales, para disminuir la brecha de conocimiento y mejorar la calidad de la educación. El tercero abarca el programa que trabaja en el reacondicionamiento y demanufacturación de residuos electrónicos, contribuyendo así a la sostenibilidad medioambiental y deshaciéndose, como corresponde, de los residuos contaminantes de estos aparatos.

En su labor en estos tres pilares, a agosto de 2010, el Programa había entregado 270.532 computadores en 21.632 sedes educativas, con presencia en el 99% de los municipios del país, beneficiando a unos 5,8 millones de niños -se estima que cada computador beneficia 21 niños por escuela, bajando de 31 niños en 2005­-.

Así mismo, en este tiempo se han formado unos 40.000 maestros en uso profesional de TIC, quienes tienen a su cargo a 20 niños en promedio y, de paso, han creado cerca de 10.000 proyectos productivos que incorporan las TIC -un aporte extra del CPE por una estrategia que busca que los maestros no solo se apropien de la tecnología sino que la pongan al servicio de los menores y de la comunidad-.

En cuanto al impacto ambiental, el Programa ha recibido 204.000 equipos en donación, ha gestionado 4.200 toneladas de residuos, 846 de las cuales ha sido vendida al mercado de reciclaje y otras más aprovechadas para elaborar 205 plataformas de robótica educativa para niños, entre otras.

"En términos de calidad, el efecto de Computadores Para Educar es equiparable al que tendría incrementar en diez años la educación de los padres de toda una generación de niños", resalta Fabio Sánchez acerca de los resultados que arroja su investigación. Lo más importante del Programa, resalta el académico, "es la simbiosis en la apropiación de las TIC tanto por parte de los profesores, como por los alumnos". Y concluye: "Este es el único programa en Colombia que tiene impactos y efectos probados en calidad educativa".

La experiencia internacional ha mostrado igualmente que este tipo de programas impactan positivamente la calidad de la educación. Diversos estudios académicos en un sinnúmero de países soportan estos resultados. Los costos y la velocidad con las que se logran dichos resultados es uno de sus principales valores agregados. Es importante que el país continúe haciendo esfuerzos en este campo y que se sigan donando los aparatos que ya no se usan, para que Computadores Para Educar continúe cosechando frutos de la ardua labor del equipo de técnicos en sistemas, en electrónica, en redes, en eléctrica y profesores que acercan cada vez más a los niños del país a las herramientas que demanda el mundo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?