| 11/24/2010 7:00:00 AM

Lluvias mantienen baja la producción y el abastecimiento de los alimentos

Los cultivos de la mayoría de hortalizas y papa han sido afectadas por las inundaciones y las fuertes lluvias, lo que a su vez ha impedido realizar la recolección de producto en Cundinamarca, Boyacá, Nariño y Antioquia.

Por otro lado, las carreteras continúan deteriorándose lo que ha afectado el abastecimiento, ya que los transportadores deben tomar vías alternas más largas, e incluso, los comerciantes han decidido no enviar producto; tal es el caso de los envíos desde Bucaramanga hacia la Costa Atlántica.

Esto ha incidido en que en los mercados haya producto de inferior calidad que se encuentran represados en los mercados, así lo indicó en un informe el Sipsa.

Es de especial atención la situación que se tiene en Norte de Santander, pues las constantes lluvias tienen cerrada la vía que conduce de Bucaramanga a Cúcuta y los conductores se están viendo obligados a tomar vías alternas mucho más largas y, por ende, más cotosas. Por ejemplo, en el día de hoy a Cúcuta no ingresó habichuela desde Santander, pero se contó con producto procedente de Ocaña, el cual no fue suficiente para cubrir los requerimientos del mercado; lo anterior dejó como resultado un incremento en el precio de más de 50%.

También hay restricciones en las vías desde el Eje Cafetero, especialmente en la vía que comunica a Calarcá (Quindío) con Cajamarca (Tolima), por donde transitan vehículos cargados con frutas, yuca y arracacha procedentes de Valle del Cauca y Quindío.

De la misma forma, en Antioquia se ha visto afectado el abastecimiento de una gran cantidad de productos por el deterioro de las vías principales que conectan este departamento con la capital del país, Manizales y el Urabá antioqueño. Se destacan los aumentos en las cotizaciones del plátano y algunas frutas.

En la última semana la habichuela, la arveja, el pimentón, el cilantro, la coliflor, la cebolla junca, la acelga, el apio, la espinaca y la zanahoria reportaron aumentos en sus precios.

En cambio, cayeron la remolacha, la berenjena, el repollo, el pepino cohombro, la cebolla cabezona blanca y los tomates larga vida y Riogrande.

Se reportó una reducción de los precios mayoristas de los mangos el tomate de árbol, la patilla, la granadilla, el maracuyá y las papayas, mientras que subieron la curuba, el aguacate, el banano, la mora de Castilla, la piña y las frutas importadas.

El represamiento de papaya en Bucaramanga, por la dificultad del envío hacia los mercados de la Costa Atlántica genero disminuciones en sus cotizaciones. En Valledupar el kilo de papaya maradol se negoció a $733, lo que representó un alza del 10%.

Subieron los precios de banano procedente de Urabá y de la zona bananera, ya que las vías de acceso a los cultivos se encuentran deterioradas lo que dificulta la salida del producto.


De la misma forma, se incrementaron las cotizaciones en un 25% de la piña perolera, ante los mayores costos de transporte por el mal estado de las vías desde Santander hacia la Costa Atlántica.

La producción de leche ha tendido a la baja porque la abundancia de lluvias ha dificultado la alimentación de los animales por inundación de las praderas, pudrición de los pastos y formación de pantanos, a lo que se ha sumado la aparición de enfermedades por la alta humedad en el ambiente durante el día y el frío en las madrugadas.

El deterioro de las vías terciarias y los accesos a las fincas ha dificultado el acopio de la leche. Los productores para los cuales su comprador tradicional no ha podido recoger la leche, han optado por producir quesos, venderla más barato e incluso botarla.

En Tolima, Meta y Casanare no se han registrado inundaciones de consideración sobre los cultivos de arroz, pero la continuidad en las lluvias impide el corte de los pocos lotes que aún quedan por cosechar.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?