| 9/4/2013 6:00:00 PM

Round para Solarte

El Gobierno tendrá que abrir una nueva licitación para construir parte del primer tramo de la Ruta del Sol. La decisión implica dos años más de demora en la principal concesión vial del momento.

Tras varios escándalos, retrasos y duras peleas en los escritorios y tribunales, la construcción del primer tramo de la Ruta del Sol parece ver la luz al final del túnel. Dinero conoció que la firma estadounidense GZ Consultans, árbitro internacional para dirimir el pleito entre contratista y Gobierno, concluyó que el consorcio Helios, integrado por las firmas Iecsa, Conconcreto, Carlos Alberto Solarte y CSS Construcciones, tenía la razón. Eso quiere decir que, tal y como lo advertía ese consorcio hace algún tiempo, no era seguro construir ese tramo como quedó en el contrato ya que se presentaron cambios geológicos luego del invierno de 2009.

Ahora, el Gobierno tendrá que salir a contratar nuevos estudios y licitar otra vez este tramo de 21 kilómetros de difícil acceso y numerosas complejidades geológicas. Según supo esta Revista, el nuevo conjunto de obras incluiría túneles de mayor longitud a las inicialmente previstas, es decir, superiores a los 5 kilómetros.

Por su parte, el concesionario tendrá que devolver este tramo al Gobierno para iniciar la nueva licitación. La buena noticia es que el Ministerio de Transporte no había girado recursos a Helios para este tramo, pues no se inició la obra.

La mala noticia es el retraso, una vez más, de un proyecto clave para la competitividad del país. El más optimista de los constructores prevé que en dos años se estarán iniciando las obras, teniendo en cuenta el tiempo que tardarán los estudios, la licitación y la consecución de los recursos adicionales. El contrato adicional puede superar fácilmente el billón de pesos debido al número de viaductos y túneles a ejecutar.

Este novelón tiene su precio. El mayor lío lo enfrentarán ahora los transportadores de carga y viajeros, quienes se encontrarán con un auténtico cuello de botella mientras se hacen las obras. En los próximos días, Helios tiene prevista la entrega de unos 34 kilómetros en doble calzada entre Guaduas y Puerto Salgar, mientras otro concesionario que tiene la vía entre Villeta y Bogotá también avanza a buen ritmo para ampliar la vía a cuatro carriles.

Este lío comenzó en 2011, cuando el contratista alegó que sería irresponsable construir ese tramo de 21 kilómetros con las nuevas condiciones topográficas y geológicas. Un grupo conformado por tres reconocidos ingenieros también le había dado la razón a Helios; sin embargo, el Gobierno desconoció el concepto e intentó presionar al contratista para ejecutar el contrato suscrito en 2010. El proyecto duró estancado varios meses y el Ministerio de Transporte se vio obligado a contratar un árbitro internacional que dirimiera el asunto.

Aunque se perdió tiempo valioso, hoy finalmente se toma una decisión y el proyecto vuelve a tomar ritmo. La Ruta del Sol es el plan de ampliación vial más importante de la actualidad, pues reduce el tiempo de viaje entre Bogotá y la Región Caribe en varias horas.

El desafío será encontrar la mejor opción en materia de ingeniería para este tramo. No hay que olvidar que en la zona hay varias reservas forestales, algunas especies de fauna y flora en vía de extinción, pobladores reclamando la protección de los recursos hídricos, movimientos geológicos constantes y hasta un oleoducto difícil de trasladar. ¡Qué chicharrón!
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?