| 11/8/2017 12:01:00 AM

Bogotá dejaría de recibir $60.000 millones anuales si abre licitación del sistema de aseo

Bogotá dejaría de recibir $60.000 millones anuales si abre la licitación para que cualquier empresa se pueda quedar con el negocio de aseo, según lo denunció el abogado Ricardo Felipe Herrera, quien interpuso una acción popular en contra de esa medida.

Fuentes consultadas por Dinero afirman que por la prestación del servicio de aseo, el Acueducto capitalino, a través de su empresa filial Aguas de Bogotá, recibe cerca de $40.000 millones anuales en utilidades.

Sin embargo, calculan que si el Distrito optara por fortalecer la compañía en vez de abrir un proceso de licitación, el Acueducto tendría el potencial de generar entre $60.000 y $70.000 millones anuales por ese servicio.

El problema, explican, es que estos recursos podrían esfumarse si el Distrito opta por abrir la licitación para que cualquier firma nacional o extranjera pueda hacerse con un mercado que desde 2012 movió cerca de $350.000 millones.

Visite: Peñalosa presentó presupuesto 2018 con crecimiento de 14%

La discusión está más caliente que nunca luego de que el abogado Ricardo Felipe Herrera interpusiera una acción popular, al considerar que en el mejor de los casos Aguas de Bogotá se quedaría con el 20% del mercado tras la licitación.

A su juicio, el Distrito está tomando una decisión que “pone en riesgo el patrimonio público” y que obligaría al alcalde Peñalosa a responder en dado caso de que se genere ese vacío presupuestal.

Según él, la mejor opción sería optar por la “regla general” de la libre competencia como lo hacen ciudades como Medellín o Cali con sus empresa públicas.

“Eso implica que el Distrito tiene que tomar medidas gerenciales para que la empresa sea eficiente, el servicio sea mejor y los demás bogotanos no optemos por pedir otro servicio”, señala.

El abogado se fundamenta en el hecho de que el activo más valioso que tiene el Acueducto de Bogotá son sus clientes, más allá de los camiones y otros equipos para la prestación del servicio.

Contenido relacionado: Se acerca la adjudicación del sistema de basuras de Bogotá

Señala además que en un escenario de libre competencia el Distrito tiene la facultad de seguir operando el tiempo que quiera, siempre y cuando los usuarios estén satisfechos.

Este tipo de relación, de acuerdo a su explicación, se fundamenta en una figura conocida como ‘contrato de condiciones uniformes’, en el que un prestador publica las condiciones del servicio y el usuario lo valida con el pago de la tarifa.

En este sentido, afirma que los entes de control tuvieron la opción de quitarle al Acueducto dicho activo cuando se originó la llamada crisis del sistema de recolección de basuras durante el Gobierno de Gustavo Petro en el 2012.

Sin embargo, eso no ocurrió pues las autoridades habrían tenido que devolverles los clientes a los actores privados que dominaban el mercado. Siendo así la cosas, el Acueducto tiene un tesoro que podría explotar.

El abogado dijo en una entrevista concedida a Dinero que en diversas ocasiones le advirtió al alcalde Enrique Peñalosa y a la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (Uaesp) sobre las implicaciones de esta decisión, pero “no quisieron” escucharlo.

Por ello, optó por presentar una acción popular en contra de la licitación.

Lea también: Bogotá tiene un plan de financiación alternativo a la venta de la ETB

Dicha acción  recibió el visto bueno del procurador primero delegado 88 del Círculo de Bogotá, quien consideró “urgente, pertinente y necesario” que se decrete lo antes posible una medida cautelar para que se frene la licitación.

El procurador delegado afirmó que de concretarse la licitación, “seguirían operando las mismas empresas, bajo el mismo esquema con la misma operación, con idénticas dificultades, pero también con idénticas condiciones y circunstancias”.

“Es decir, no se generaría un daño o lesión a los derechos o intereses de la colectividad, pero sí se estaría evitando que, si acaso tuviere razón el actor, se presente y se consolide un daño al patrimonio público del Distrito”, agrega.

Incluso, en dicho pronunciamiento habría dicho a la Uaesp que no publicara los pliegos de la licitación, la cual según el abogado Ricardo Felipe Herrera, estaría estimada en los $5 billones para un período de ocho años.

En ese mismo documento el abogado pidió a la juez que se realice un peritaje de cuánto vale en realidad ese mercado de los servicios de aseo, ya que parece que las cifras no son muy claras del todo.

Herrera dijo a Dinero que la juez encargada de este caso no se ha pronunciado al respecto, sin embargo, espera que lo haga la próxima semana pues “todavía se está a tiempo” y “no habría mayores implicaciones” si se echa para atrás ahora.  

Sin embargo, pasado el 24 de noviembre, la fecha límite para la recepción de las propuestas de los oferentes, podría iniciar un verdadero revolcón por este caso al interior no solo del Distrito sino también de los oferentes.

El abogado aseguró que de no arreglarse esta situación se pondría en marcha una licitación que en cualquier momento podría verse dilapidada por la decisión de la juez. Amanecerá y veremos…

Recomendado: Bogotá compromete su presupuesto hasta 2041 para el tramo 1 del Metro

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 530

PORTADA

Empresarios se enfrentan a la incertidumbre del proceso de paz

Aunque el Gobierno ha desestimado los riesgos, los empresarios han manifestado inquietudes en la implementación de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP). Además, hay tensión en el sector empresarial.