| 12/12/2011 6:00:00 PM

Las 5 vías más ‘remendadas’

Bogotá-Manizales

La ola invernal tiene de nuevo en jaque a las principales vías del país. Estas son las cinco carreteras que más veces han tenido que ser reconstruidas. Los casos son aberrantes.

No es un secreto que los años pasan y nada que se solucionan los problemas de las vías en Colombia. Lo llamativo es que la plata que sale de los bolsillos de los colombianos está terminando en obras que los tecnócratas llaman de mitigación, pero que no son otra cosa que una verdadera vena rota. En otras palabras, tenemos un país disfrazado de prosperidad pero con los ‘interiores’ remendados.

“No puede ser que los colombianos paguemos dos o tres veces una misma vía simplemente porque los constructores no hacen bien su tarea (...)”, fue parte del jalón de orejas que les dio el ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, a cerca de un millar de ingenieros reunidos en el pasado Congreso de Infraestructura.

Ese regaño no puede pasar desapercibido, teniendo en cuenta que viene del funcionario responsable de girar los cheques y hacer que la plata de los colombianos rinda.

Para profundizar en el tema, Dinero le pidió a un ingeniero del Invías –con vasto conocimiento en carreteras y derrumbes–, que construyera el top 5 de las vías más remendadas del país (ver recuadros).

“Nuestras carreteras están diseñadas para la mitad del siglo XX y no para estos tiempos. El peso en las vías era distinto. Hace 30 años no había tractomulas sino camiones tipo F-8, más pequeños y livianos. Eso termina por destruir cualquier vía y a ello súmele el peor invierno de la historia”, dijo el ingeniero que prefirió no revelar su nombre.

El especialista también reconoció que año tras año y durante las últimas tres décadas entidades como el Invías han tenido que realizar millonarias inversiones, solo para mantener en operación la vía.

No en vano, Eduardo Sarmiento, director del Centro de Investigaciones Económicas de la Escuela de Ingeniería Julio Garavito, afirma que “los colombianos nos acostumbramos a que las vías terminen valiendo tres veces más de lo previsto y que el tiempo de entrega se duplique, eso refleja el gran fracaso de nuestro modelo de ingeniería”.

Manizales - Fresno
Hace 146 años inició su construcción y aún no cuenta con un diseño adecuado. También presenta serias fallas geológicas y de trazado. En los últimos tres años se han presentado, en promedio, 80 cierres, sin contar los accidentes mortales. Según el Invías, tiene 19 puntos críticos sin resolver. El 2 de mayo de 2009, el Invías anunció una inversión de $139.000 millones para la vía Honda-Manizales de 135 kilómetros y cuyo contrato fue adjudicado a Procopal. Sin embargo, las obras no se han ejecutado debido al invierno y al cambio en tipo de material, diseños y licencias ambientales. Según el Conpes 3705 del 14 de octubre del presente año “la ejecución se ha visto afectada por la ola invernal, complejidades técnicas y retrasos en la gestión predial y ambiental”.

Calarcá-Ibagué
 El último contrato asignado a esta vía fue por $6.000 millones. El trayecto hace parte del principal corredor vial del país: Bogotá-Buenaventura y presenta graves fallas geológicas que generan numerosos derrumbes y cierres viales. Desde hace cerca de 34 años se le vienen haciendo reparaciones parciales sin que se haya resuelto el problema. En el Alto de la Línea la situación se ha agravado debido al alto número de derrumbes. Se está haciendo un túnel de 8,8 kilómetros, pero es unidireccional, faltó previsión para hacerlo en dos sentidos.

Medellín-Quibdó
 Pocas vías en el país registran tantos muertos y problemas como esta. En el anterior gobierno fue incluida dentro del programa de corredores arteriales de competitividad con un presupuesto de $138.000 millones, pero debido a la falta de estudios, necesita inversiones adicionales y el contrato está en manos de los hermanos Solarte, quienes alegan dificultades para la compra de predios. A la fecha se le han invertido más de $100.000 millones en múltiples contratos de los últimos años, pero sigue igual: más trocha que vía.

Bucaramanga-Barrancabermeja
Presenta graves fallas geológicas que solo serán resueltas con un nuevo trazado. El tramo más crítico está ubicado entre el río Sogamoso y Lebrija, donde este año se han presentado varios cierres definitivos. En 2010, un deslizamiento se llevó parte de la bancada. La situación es tan grave, que aerolíneas como Easyfly están haciendo su agosto con vuelos regionales en esta zona.

Honda-Villeta
Es la nueva estrella de las vías remendadas. Hace unos meses perdió 500 metros de banca debido al invierno y la falta de un mejor diseño que incluya túneles y viaductos. En los últimos días también registró derrumbes, en buena parte por la deforestación de algunos sectores. En el último contrato se le asignaron $20.000 millones, plata que podría terminar en el fondo del río el próximo invierno.






Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.