| 8/29/2008 12:00:00 AM

Las ventajas de un 'mega' respaldo

Las pequeñas y medianas empresas del sector agropecuario de Bogotá y Cundinamarca ya cuentan con un Modelo Empresarial de Gestión Agroindustrial que está transformando la estrategia productiva.

Es una tarea de todos los días. Las micro, pequeñas y medianas empresas, limitadas por los recursos, los constantes adelantos en innovación y la modernización de los canales de comercialización, tienen que salir en la búsqueda de herramientas que estén a su alcance para tratar de ser más rentables y competitivas. La tarea es más difícil aún, cuando se trata de pequeñas y medianas empresas del sector agroindustrial, donde la visibilidad y la conquista de las grandes cadenas de alimentos se convierten en los principales retos para poder sobrevivir en el mercado nacional e internacional.

Consciente de esta situación, el Consejo Regional de Competitividad diseñó, a finales de 2005, una estrategia de desarrollo económico para Bogotá y Cundinamarca, cuyo objetivo es fortalecer y diversificar la capacidad productiva y la base exportable de la región, a través de productos agrícolas y agroindustriales. Se trata del Modelo Empresarial de Gestión Agroindustrial (Mega).

Claudia Betancourt, directora del programa, explica que tras un estudio de factibilidad se diseñó una estrategia para lograr este objetivo. De esta manera se definieron productos frescos con mucho potencial exportador: frutas exóticas como la uchuva, pitahaya, gulupa, granadilla, guayaba, papaya hawaiana y banano dulce; así como plantas medicinales y aromáticas y follajes. Dentro de la selección también clasificaron procesados como conservas, deshidratados, jugos, pulpas, congelados, ingredientes naturales y derivados lácteos con valor agregado, entre otros.

A su vez, se definieron las zonas agrícolas con mayor vocación: Sumapaz, Tequendama y la Sabana. Así como los mercados más receptivos, además del local: Alemania, Francia, Canadá, Reino Unido, España, varias islas del Caribe, el sur de la Florida y el norte de California, en Estados Unidos.

Luego se estructuró un portafolio de servicios y asesorías en actividades empresariales como producción y gestión empresarial y comercial. La idea es que agricultores, transformadores, comercializadores, prestadores de servicios e instituciones asociadas al desarrollo agrícola y agroindustrial puedan acceder a estos servicios. Quienes hacen parte del programa tienen acceso a ruedas de negocios y ferias tanto nacionales como internacionales para promover sus productos y adelantar contactos comerciales. Así mismo, asisten a sesiones de intercambio de información productiva, encuentros, misiones tecnológicas y jornadas académicas para estar al día con las últimas tendencias en tecnologías, producción y calidad.

En temas como producción, por ejemplo, se promueven proyectos integrales de la cadena agroindustrial orientados a los mercados nacionales e internacionales. Por eso el Mega cuenta con programas de certificación de Buenas Prácticas Agrícolas como las BPA, EuropGAP, BPM y Haccp, para cumplir con los requerimientos del exterior. También ofrece soluciones tecnológicas en materia de innovación y etiquetado.

En lo que tiene que ver con el apoyo empresarial, brinda servicios de emprendimiento con actividades orientadas a la creación y formalización de empresas de la agroindustria, tanto urbanas como rurales, a través de la realización de planes de negocios individuales y colectivos. También se ofrece apoyo de gestión para fortalecer la operación en temas como gerencia, liderazgo, manejo administrativo y financiero, entre otros, dirigidos tanto a productores como a empresarios de la cadena agroindustrial.

Así mismo, el Mega, bajo un modelo de promoción y cooperación inter-institucional con las entidades del sistema financiero, fomenta el acceso al crédito y a recursos de cofinanciación. En este sentido, realiza ruedas de soluciones financieras especializadas para el agro y la agroindustria, en las que se interactúa de manera simultánea con entidades financieras y de fomento.

Los resultados

Según la presidenta de la Cámara de Comercio de Bogotá, María Fernanda Campo, desde que se creó, el Mega ha contribuido a mejorar la rentabilidad y los ingresos de 800 productores, 80 agroindustrias y 20 comercializadoras de la región, los cuales se han vinculado a diversas actividades del programa. A través de este se han gestionado recursos por US$5,4 millones, se han certificado 650 hectáreas en Buenas Prácticas Agrícolas y otras 400 adicionales, como orgánicas.

"Las exportaciones de estos productos (los que se encogieron con mayor potencial) ascendieron de US$50 millones en 2005, a US$86 millones en 2006 y a US$160 millones en 2007. Además, se han gestionado varios proyectos en innovación, calidad, desarrollo de proveedores y promoción comercial; así como cinco convenios institucionales, la promoción de 90 empresarios en ferias internacionales con identificación de perfiles de mercado agroindustrial, validación de tendencias y promoción de ruedas de negocios con compradores internacionales", explicó la dirigente gremial.

Para 2008 se tiene prevista la vinculación de otros 200 productores a programas de implementación y certificación de calidad, el desarrollo de diez nuevos productos para exportación y el asesoramiento a 150 empresas en temas como mejoramiento de empaques y etiquetas. Así mismo, la gestión de otros cien créditos agrícolas y agroindustriales, la promoción de 200 empresas en ruedas de negocios y ferias internacionales, la conformación de cinco redes empresariales y/o consorcios de exportación y el lanzamiento del portal Mega, entre otros.

La meta de aquí a 2015 es bien ambiciosa: exportar US$1.500 millones anuales mediante el posicionamiento de productos agrícolas y agroindustriales en mercados de Europa, Estados Unidos y el Caribe. Así como la certificación con buenas prácticas de agricultura de por lo menos 60.000 hectáreas de cultivos y la generación de 165.000 nuevos empleos.

El programa lo lidera la Cámara de Comercio de Bogotá y lo integran además el Ministerio de Agricultura, la Gobernación de Cundinamarca, la alcaldía de Bogotá, Proexport, el Sena, la Sociedad de Agricultores de Colombia y Finagro. También cuenta con la vinculación de varias universidades.

Pero los cultivadores, transformadores y demás miembros de la cadena agroindustrial de Bogotá y varias regiones de Cundinamarca no serán los únicos beneficiados con este programa. Se sabe que hay interés por parte de varios departamentos para implementar el Modelo Empresarial de Gestión Agroindustrial para impulsar el desarrollo económico, fortaleciendo y diversificando la capacidad productiva y exportable de sus respectivas regiones.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?