| 7/22/2011 7:00:00 AM

Las maravillas chinas

China acaba de inaugurar dos megaobras que deslumbran al planeta: el puente más largo del mundo y un súper tren bala. Pero planea otras más a futuro.

En cinco años, China será un país diferente. La creación de nuevas ciudades, el crecimiento de su economía, la profundización del urbanismo y los centenares de vías, puentes, puertos, aeropuertos, metros, trenes y tranvías que se construirán de aquí a 2015 le cambiarán la cara a esta meganación.

Dos obras recién inauguradas muestran el tamaño de las transformaciones que cada año vive este país. La primera: el puente más largo del mundo sobre el mar, en la región de Qingdao. Se trata de una estructura de 42 kilómetros, cuyo costo superó los US$2.300 millones. La segunda obra es el tren bala, que recorrerá los 1.318 kilómetros entre Beijing y Shanghái en solo 5,5 horas –frente a las 10 horas de recorrido tradicional–, con un costo de US$33.360 millones y movilizará unas 80 millones de personas al año.

Para los próximos cinco años está previsto un paquete de obras mucho más ambicioso, pues se estima que 51,5% de sus habitantes estará en las ciudades, lo que implica –solo en materia de vivienda– la construcción de cerca de 10 millones de unidades nuevas por año, como lo contempla el XII plan quinquenal (2011-2015) aprobado por el Congreso Popular hace unas semanas, pero, además, la construcción de nuevas carreteras, puertos, aeropuertos, metros y sistemas de transporte masivo.

Al igual que los anteriores planes quinquenales –formulados desde 1956– se trazaron unas metas concretas en crecimiento económico, tasa de urbanización, presupuesto de gastos, generación de empleo y déficit fiscal, entre otros indicadores. Pero, en esta ocasión, el objetivo de mejorar las condiciones de vida de sus 1.339 millones de habitantes –19% de la población mundial– incorpora un tema adicional: la sostenibilidad ambiental.

Por eso, en materia industrial, el nuevo plan impulsará siete sectores principales: energías no fósiles, tecnología medioambiental, nuevos materiales, procesos de manufactura de alta gama, fármacos biotecnológicos, tecnología informática y vehículos propulsados por nuevos combustibles. En materia de servicios, la meta será ampliar su participación dentro del PIB del 2,5% actual hasta 4%, tal como lo destaca el Observatorio Económico del Banco BBVA. Solo en ciencia y tecnología se invertirán US$308.000 millones.

China consume actualmente 50% de todo el acero y el cemento que se producen en el mundo. Además, es el primer productor de vehículos del planeta, con 18 millones de unidades al año. Y, aunque solo 10% de su población tiene carro, ya enfrenta problemas de movilidad en algunas de sus principales ciudades como Shanghái y Beijing, en donde se matriculan más de 1.000 vehículos por día. De ahí la importancia de las megaobras en materia de infraestructura vial, férrea y fluvial que vienen en camino.

LOS NUEVOS AEROPUERTOS

(1) En cinco años habrá un nuevo aeropuerto en Beijing –el tercero– y se ampliarán los de Guangzhou, Nanjing, Changsha, Haikou, Harbin, Nanning, Lanzhou y Yinchua. Habrá nuevos aeropuertos regionales en Chengdou, Qingdao y Xiamen. Se construirán 42 centros nacionales de tráfico integrado o hubs, para facilitar el desplazamiento de pasajeros y las conexiones por trenes, metros y transporte por carretera.

2) MEGA AUTOPISTAS Un total de 83.000 kilómetros de vías se construirán así: habrá 7 líneas radiales, 9 longitudinales y 18 transversales para comunicar ciudades con más de 200.000 habitantes. Se mejorarán las vías troncales nacionales y provinciales y se mejorarán las condiciones de las autopistas, la mayoría de ellas de ocho carriles.

(3) LOS NUEVOS PUERTOS En el próximo quinquenio habrá puertos de carga de carbón en el norte de China y centros de almacenamiento en el oriente y sur –Ningbo, Zhoushan y otros–, principalmente para almacenar crudo. Está previsto construir cerca de 440 centros de contenedores, cada uno con capacidad para 10.000 toneladas. En transporte fluvial, se regulará el río Yangtzé y se ampliará el canal de 12,5 metros de profundidad.

(4) EL TREN BALA
China acaba de inaugurar un tren de alta velocidad que recorrerá los 1.318 kilómetros entre Beijing y Shanghái en solo 5,5 horas –frente a 10 horas de recorrido tradicional–, con un costo de US$33.360 millones y que movilizará unas 80 millones de personas al año.

(5) EL PUENTE MÁS LARGO DEL MUNDO
Otra gran obra que se acaba de estrenar es el puente más largo del mundo sobre el mar, en la región de Qingdao. Se trata de una estructura de 42 kilómetros, cuyo costo superó los US$2.300 millones.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?